El Zaragoza marca y encaja pocos goles y es más fiable a domicilio al sumar más puntos

Á. G.

El conjunto maño lleva instalado prácticamente toda la temporada en la mitad inferior de la clasificación. Ha sido en las últimas jornadas cuando ha podido sacar la cabeza y alcanzar los 26 puntos, si bien no le da aún para dejar atrás los puestos peligrosos. Todo ello después de que se caracterice por marcar pocos goles, pero también por encajar un número reducido de tantos.

Solo suma 17 dianas a favor y 21 en contra. Nada que ver con las 28 que contabiliza el Mirandés y las 34 recibidas. Son dos formas diferentes de entender el fútbol. Mientras los mirandesistas apuestan por ir al ataque, los blanquillos optan porque los encuentros sean más cerrados, con resultados más cortos. Así son sus compromisos.

Así se entiende que predominen los empates en los duelos del Zaragoza: hasta once, más de la mitad de sus partidos, los ha saldado en tablas. Cinco triunfos y cinco derrotas completan un bagaje que, para sus intereses, es más satisfactorio fuera de La Romareda.

Como visitante ha logrado 14 de sus 26 puntos. Ha puntuado más fuera de casa que en su campo. A domicilio solo ha perdido dos choques, en Valladolid y Almería, ganado tres e igualado los cinco restantes.