Vuelta a casa con una misión

Claudio Medina será el jugador rojillo más adelantado en el partido de esta tarde. /A. G.
Claudio Medina será el jugador rojillo más adelantado en el partido de esta tarde. / A. G.

El Mirandés busca los tres puntos ante una depauperada Real B para mantener la segunda plazay las sensaciones positivas que muestra en Anduva

ÁNGEL GARRAZA

Pasar página con una victoria. Es de lo que se trata en el partido que medirá esta tarde (18 horas) al Mirandés con la Real Sociedad B. Regresar a la senda positiva después de la derrota cosechada hace siete días y lograr el cuarto triunfo consecutivo en el hábitat natural, donde se siente más a gusto un bloque que persigue mantener la segunda posición en la tabla.

Sin la posibilidad de quedar campeón de grupo, puede que no sea tan relevante terminar segundo o tercero en la clasificación pero, dadas las circunstancias, sí que se antoja importante conservar una plaza que los de Jiménez llevan ocupando 18 semanas seguidas. Perderla en el acceso al 'play off' quizás no sería el mejor mensaje que se puede trasladar ni a la propia hinchada rojilla ni a los rivales para encarar el tramo decisivo de la actual temporada, a tres semanas vista.

La misión es ganar esta tarde –los tres encuentros anteriores como locales se saldaron con los tres puntos sumados en cada uno de los duelos después de vencer por la mínima a Oviedo Vetusta, Leioa y Gimnástica –y hacer bueno el punto de diferencia que saca a la UDLogroñés, tercero en la tabla y el único que le puede discutir esa posición final.

La diferencia de goles entre ellos es favorable a los riojanos, de ahí que tanto para olvidar cuanto antes el varapalo recibido en Las Gaunas ante una nutrida presencia de mirandesistas como a efectos de clasificación, los puntos que se ponen en juego son fundamentales.

El Mirandés, después del ensayo que tuvo lugar ayer a puerta cerrada en Anduva y del visionado de vídeos por parte de la plantilla en los instantes previos al entrenamiento, tiene tres bajas seguras para recibir al filial donostiarra: Paris y Matheus por sanción federativa al cumplir ciclo de amonestaciones y Guridi, por lesión. Carlos Julio, Claudio Medina y Romero o Cerrajería serán sus sustitutos. Al menos, tres serán los cambios que introducirá Jiménez en la alineación con respecto al equipo que el míster puso en liza el pasado sábado.

La plantilla dispone de 20 efectivos, de ahí que las tres ausencias hacían presagiar la presencia de un futbolista del filial para completar la lista de 18. Ayer, en la previa, el técnico rojillo dejó entrever que podía ser Zunzunegui, «que es el que más ha estado con nosotros esta temporada». Sin embargo, después se descartó con el fin de que pueda ayudar al filial, que se juega en estas jornadas el ascenso. No iba a participar, así que se queda en el 'B'.

El Sanse, por su parte, no llega precisamente en su mejor momento a Anduva. Clasificado en la posición duodécima está más cerca del 'play out' para evitar el descenso (seis puntos por encima del Real Unión a falta de nueve por disputar) que de un 'play off que ya tiene inalcanzable esta campaña.

Es una circunstancia que ofrece varias lecturas. Es una escuadra que juega pero que también deja jugar, un tipo de rival que agradece un Mirandés con calidad y, al mismo tiempo, juventud en la medular.

Y, además, si se analizan las diez últimas jornadas del campeonato la Real B es, en este periodo, el peor equipo de todo el Grupo II. Sería el colista porque solo ha obtenido tres puntos merced a otros tantos empates. Lleva sin ganar más de dos meses, desde que el pasado día 24 de febrero superó por 2-1 a sus vecinos del Real Unión. Desde entonces, no sabe lo que es sumar de tres en tres.

Incluso, adversarios como el Vitoria, que se encuentra al borde del precipicio y con un pie en Tercera División, fue capaz de ganarle en la anterior jornada por 2-1. O la Gimnástica, en una situación idéntica a la del filial del Eibar y con todas las papeletas para descender, venció al segundo equipo txuri urdin por 1-0.

Es un oponente que ve puerta con relativa facilidad al acumular 45 dianas, cinco menos que los hoy anfitriones, y ser el quinto conjunto más anotador de la categoría. Ha encajado 38, diez más que quienes hoy ejercerán de locales.

El colegiado designado para dirigir la contienda entre rojillos y blanquiazules es Baiges Dones, natural de Zaragoza. De 29 años, el árbitro adscrito al Comité Técnico de Aragón pita por primera vez al Mirandés esta temporada, si bien ya fue el juez en un duelo con los rojillos sobre el césped el curso pasado: el Real Unión-Mirandés(0-3). Ahora, promedia algo más de cinco tarjetas por encuentro.