La Vidriera solo tiene una pequeña grada para 400 personas. / Vimenor

El Vimenor estudia ampliar su aforo para el partido de Copa

Al club cántabro, en su primera incursión en el torneo, le interesa «que haya buen ambiente y la recaudación»

ÁNGEL GARRAZA

El rival del Mirandés en la primera eliminatoria de Copa esperaba enfrentarse, como es lógico, a un rival de Primera División. El sorteo deparó que el Vimenor, club que milita en Tercera RFEF, recibirá al Mirandés, colista actualmente de Segunda División, el 12 o 13 de noviembre, en un día y a una hora todavía por concretar. Aunque no es un conjunto de la elite, en el municipio cántabro de Vioño de Piélagos agradecen que les haya correspondido medirse a un equipo profesional en su primera incursión en la Copa del Rey en sus 93 años de historia, lo que podría conllevar la ampliación del aforo de La Vidriera, el campo municipal que es su casa.

Las informaciones oficiales acerca de las instalaciones revelan una capacidad para algo más de mil personas, si bien lo cierto es que solo tiene una pequeña grada en el centro, que acoge a 400 espectadores. El resto es todo de pie, sin tribunas, de ahí que puede llegar a superar el millar. Cabe recordar que este término enclavado en el centro de Cantabria solo tiene 2.000 habitantes, según el último censo hecho público.

La entidad verdiblanca también dispone de equipos de categorías inferiores. Es considerada una familia. Tanto que muchos de sus miembros, jugadores, directivos y aficionados se concentraron en una taberna el lunes para seguir el resultado del sorteo.

«Para nosotros es un privilegio que venga a Vioño un equipo de esa categoría, ya que ese día será una maravilla para el municipio. Además, intentaremos eliminarlos», comentaba el concejal de Deportes, Luis Sañudo, a El Diario Montañés.

El edil reconocía, en este sentido, que uno de los aspectos a mejorar de cara a este próximo compromiso copero es el aforo del recinto. «Nosotros ya contábamos con ello, nos interesa que haya buen ambiente y sobre todo al club de cara a la recaudación, pero siempre primando la seguridad».

No renuncian a nada

«En el partido puede pasar cualquier cosa, ya que el fútbol es un juego de once contra once», aseguraba el defensa central del Vimenor, Carlos Estrada (35 años). Destacaba que el Mirandés es un equipo que juega muy bien, «pero intentaremos dar una alegría a la afición pasando de ronda».

El veterano Rubén Palazuelos (39 años, ha jugado en Alavés, Guijuelo y en Bulgaria, Escocia y Grecia, entre otros destinos) es consciente de la dificultad de eliminar a los rojillos, aunque, asimismo, quiere soñar. «Sabemos que es un equipo profesional, por lo que será muy difícil. Pero intentaremos superarles».