«Se está viendo un tipo de fútbol más vistoso»

El presidente se muestra satisfecho con el inicio de liga del Mirandés. /A. G.
El presidente se muestra satisfecho con el inicio de liga del Mirandés. / A. G.

El presidente del Mirandés, Alfredo de Miguel, valora como «bastante positivo» el arranque de temporada del equipo y entiende que la afición «agradece el tipo de fútbol que se está practicando»

TONI CABALLERO

Sólo faltaba su opinión para contrastar con la totalidad de valoraciones que se han manifestado en las últimas semanas. El entorno del equipo rojillo evalúa positivamente, por lo general y desde sus diferentes estamentos, el arranque de la presente campaña y el juego desplegado, y el aficionado mirandesista muestra su apoyo por el modelo de toque por el que se apuesta. En esta línea, Alfredo de Miguel, el presidente del club, cree que el inicio de curso «es para estar bastante contentos».

Como cualquier seguidor más, pero desde la mesura que le otorga su cargo de responsabilidad, el presidente también piensa que al equipo «le está faltando suerte en los partidos de casa», encuentros que, según él, «se han empatado pero por merecimiento podrían haberse ganado». Además, esos empates que se han sumado en Anduva quedan eclipsados con el gran rendimiento, y rédito, que los rojillos han desarrollado actuando como visitante. «Con tres victorias y un empate en cuatro partidos a domicilio, el balance general es bastante positivo», asevera.

Con sólo siete fechas disputadas de las treinta y ocho correspondientes al campeonato liguero del grupo segundo de Segunda División B, ya se puede presumir que el Racing de Santander es uno de los principales favoritos, sino el mayor, para opositar por el liderato del campeonato al final del campeonato.

«Antes de comenzar la liga, ya se preveía que el Racing iba a ser uno de los rivales, tal vez el más difícil de todos, de cara a esta temporada, y lo están demostrando. Sólo vamos siete jornadas, esto es muy largo y quedan aún treinta y una, vamos a ver que nos depara el destino pero sí, creo que estarán arriba a final de años», se alinea De Miguel.

Junto al Racing, el Mirandés es el otro equipo del Grupo IIque se mantiene invicto tras poco menos de dos meses de competición. El mensaje del máximo mandatario para sus jugadores es cristalino y alentador, que «sigan trabajando y que no decaiga la ilusión». Dos ingredientes indispensables para alcanzar los objetivos del club, que se pelearán allá por el mes de junio, mientras tanto, la directiva para los jugadores, a los que ve «muy enchufados», se baja en «trabajo y esfuerzo para conseguir grandes cosas al final».

Dejando de lado el rédito deportivo cosechado, Alfredo de Miguel también valora el nuevo modelo de juego instalado en la disciplina rojilla. Al ser comparado con el del curso pasado, el presidente mide las palabras desde su posición «para no enfadar a nadie», sin embargo, vuelve a coincidir con algunos jugadores de la plantilla en que esta temporada «se está haciendo un juego más vistoso y del gusto del aficionado, y así se lo demuestra Anduva con su apoyo incondicional».

Dejando a parte el modelo de juego del equipo, «otro tipo de fútbol que la gente agradece», el directivo también palpa la ilusión que se ha generado en la parroquia mirandesista con los primeros encuentros del conjunto liderado por Borja Jiménez. Los tres partidos disputados en Anduva han terminado con empate, y aún así, el aficionado rojillo, por lo general, está ilusionado con el desempeño del Mirandés. Estos choques se han erigido como todo un indicativo de que no todo depende del resultado y, aupados por los grandes resultados obtenidos fuera de casa, los aficionados están esperanzados con el potencial que puede llegar a alcanzar el conjunto gracias a la cantidad de ocasiones ofensivas que han generado.

«Percibo una gran ilusión en la afición. Siempre hay alguno que está en desacuerdo o pone pegas, pero es que no somos el Real Madrid o el Barcelona. Y hasta esos equipos fallan, lo estamos viendo hoy en día. Por lo general, vemos que la afición está con el equipo», revela. Una parroquia rojilla que no se ha impacientado hasta el momento y que aguarda para disfrutar de la primera victoria de los suyos en Anduva.

También en relación a la masa social del club, el número de abonados del Mirandés registra guarismos muy similares a los alcanzados durante la temporada 2017-2018, una campaña que terminó con el trofeo de campeón del Grupo II en las vitrinas rojillas y con la posterior decepción de las eliminatorias contra el Mallorca y Extremadura, respectivamente.

El club tiene, actualmente, unos 3.400 socios, «unos 40 o 50 menos» que en el curso pasado. Esta cifra resulta muy gratificante para el consejo de administración, «que preveía un posible bajón» en el número de abonados después del desencanto derivado del ascenso frustrado. Sin embargo, el aficionado rojillo ha vuelto a alistarse un año más para apoyar a su equipo en la categoría de bronce, «algo que es muy positivo y satisfactorio para el club». Por todo ello, Alfredo de Miguel se muestra satisfecho tanto con el rendimiento de los jugadores como con el apoyo incansable de sus seguidores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos