Joseba Etxeberria y Cuco Ziganda se adelantan a dos jugadores del Racing en El Sardinero (1997). / M. A. González

Dos viejos conocidos se cruzan por primera vez en los banquillos

Etxeberria y Ziganda coincidieron entre 1995 y 1998 en la delantera del Athletic y hoy serán rivales en el estadio Carlos Tartiere

ÁNGEL GARRAZA

Joseba Etxeberria estrenará ampliación de contrato precisamente teniendo a un amigo y excompañero ahora en el banquillo rival. Se medirá por vez primera como entrenador a José Ángel Ziganda, con el que coincidió en la delantera del Athletic entre 1995 y 1998 y, en fechas más recientes, como técnicos en Lezama.

El hoy entrenador del Mirandés llegaba en edad juvenil al club bilbaíno, donde Cuco ya era un consumado delantero tras fichar por la entidad rojiblanca y debutar en la campaña 1991/92. Compartieron zona atacante a mediados de los 90 y hoy se sentarán en banquillos diferentes. Serán rivales.

«Mantengo una buena relación con él. De hecho, a principio de temporada estuvo en Oviedo viéndonos trabajar. Ama el fútbol y le gusta verlo, hablarlo y estudiarlo. Llega con muchísima ilusión. Le deseo lo mejor pero este sábado, no», indicó el técnico navarro del cuadro asturiano antes del encuentro de hoy.

Destacó, asimismo, que en el Bilbao Athletic, Etxeberria ya lo venía haciendo bien y que ahora, en el Mirandés, «está sacando mucho rendimiento a los jugadores. Está acabando muy bien la temporada y tienen mucha confianza».

A su juicio, el Mirandés lo tiene casi todo resuelto –la permanencia es cuestión de confirmación oficial–, si bien considera que esta circunstancia no hará que los rojillos no vayan a competir como profesionales que son en el Carlos Tartiere. «Desde los clubes aprietan a todo el mundo porque el puesto en el que quedes influye en el salario de la campaña siguiente. Las confianzas con el Mirandés deben ser mínimas».

Etxeberria tampoco ha desaprovechado la oportunidad para trasladar elogios a su homólogo y esta tarde adversario. «Cuco y yo nos conocemos muy bien al haber coincidido como entrenadores y jugadores. Me alegro mucho de que le vaya tan bien, se lo está currando», aseguró al hacer referencia a la trayectoria que este año sigue el cuadro azul.

Aunque, matizó, «él sabe que este sábado vamos a intentar llevarnos los tres puntos de allí y ojalá que así sea». Amigos, sí, pero siempre a partir de las seis de la tarde.

Acerca de su oponente, el de Elgoibar significó que «es un equipo muy bien trabajado, que es muy sólido y está siempre muy ordenado. Ahora está en su mejor momento y tiene argumentos defensivos y ofensivos para ser muy competitivo».

Transiciones y centros

El Oviedo, recuerda, maneja diferentes alternativas. «Con opciones de poder correr, es un bloque muy centrador. Lo tenemos muy estudiado y lo hemos trabajado. Somos conscientes de que vamos a un gran estadio para jugar ante una gran afición, pero con la idea de ganar. Como siempre, veo al equipo preparado y mentalizado para que sea así».

A pesar de las bajas existentes, estima que esta tarde «vamos a sacar un once de garantías y competitivo, no tenemos ninguna duda».