Sed de victoria en Anduva

La plantilla mirandesista confía en que el quinto partido sea el definitivo para lograr por primera vez que los tres puntos se queden en casa. /A. G.
La plantilla mirandesista confía en que el quinto partido sea el definitivo para lograr por primera vez que los tres puntos se queden en casa. / A. G.

El Mirandés quiere plasmar ya su buen juego y los magníficos resultados a domicilio con el primer triunfo ante la afición rojilla

ÁNGEL GARRAZA

No puede haber esta tarde ante el Tudelano (17 horas) más objetivo inmediato que lograr el primer triunfo en Anduva, una victoria que se le escapó al Mirandés en sus cuatro compromisos anteriores como local a pesar de ser uno de los conjuntos que mejor fútbol despliega del Grupo II y el que más remata al área rival de toda la Segunda División B.

Es incomprensible que este equipo aún no haya ganado en su terreno de juego. Es el único de los veinte de su liga que no ha perdido y las sensaciones que transmite, principalmente con balón, son muy positivas. Toca ya ganar hoy frente a un conjunto navarro en crisis de resultados, que se encuentra en horas bajas pero que siempre ha dado mucha guerra a los rojillos cuando ambos se han medido en competición oficial a lo largo de la historia.

La escuadra de Jiménez completó ayer la última sesión. Primero, en los anexos y después, sobre el césped de Anduva para ensayar la estrategia. Solo hay una baja segura para esta cita: Odei Onaindia vio dos tarjetas amarillas ante el Bilbao Athletic en Lezama y esta semana ya recibió la correspondiente confirmación de la jueza de Competición para descansar el siguiente partido, el que acogerá Anduva hoy.

Todos los demás miembros del plantel han entrenado con normalidad esta semana, así que salvo contratiempos de última hora, podrán ser de la partida. Incluido Sergio González; el madrileño ha arrastrado una anemia, pero ya se encuentra con fuerzas para poder jugar si así lo estima el entrenador.

Los descartes tendrán lugar ya en las instalaciones de Anduva esta misma tarde, aunque desde el cuerpo técnico se elogia la «competencia interna» que existe dentro del equipo, lo que supone que cualquier efectivo pueda entrar en la alineación y hacerlo con garantías. «En los entrenamientos van en todas las acciones al límite y te hace sentirte orgulloso del nivel que hay», apunta Borja Jiménez.

Lo que sí es seguro es que, al menos, habrá una modificación respecto al once inicial del pasado sábado. En el centro de la defensa, hay una vacante a la que aspiran Prieto, Jon Irazabal y Sergio, éste titular hasta que tuvo el problema físico. Es probable que Melli repita en el centro de la zaga tras su buen encuentro en tierras vizcaínas. «El que entre me genera total confianza. Mañana (por hoy) decidiremos», añade el abulense acerca de los inquilinos para el eje de la línea de contención.

El Tudelano, por su parte, llega a Miranda necesitado de puntos y victorias y viaja con la esperanza de sumar tres que le saquen de la dinámica negativa que acumula.

Tras recuperar la pasada jornada a Víctor Bravo– aunque no está en plenitud de condiciones al llevar mes y medio lesionado– es el turno de la reincorporación a la convocatoria de Fernando Delgado, ausente las últimas semanas debido a una lesión en su pierna izquierda. Por el contrario, es Jesús Lalaguna quien regresa a la enfermería a causa de un contratiempo localizado en su mano izquierda.

Íñigo Valencia, mister de los navarros, convocó ayer a 18 jugadores: los porteros Mikel Pagola y Óscar; los defensas Álvaro Meseguer, Unai Zamorano, Diego Royo, Fernando Delgado, Julen Arellano e Iñaki Jiménez; los centrocampistas Pope, Óscar Vega, Adán Pérez, Ibai Ardanaz, David Soto, Víctor Bravo y los delanteros Ion Vélez, Toni Gabarre y Tepa.

El árbitro designado para dirigir la contienda es Palencia Caballero (26 años). Natural de Hernani y adscrito al Comité Vasco, es su tercera campaña en Segunda B. Dirigió el Racing-Mirandés (0-1) y el Mirandés-Lealtad (2-0) del curso pasado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos