Íñigo Vicente comenzó en el banquillo el duelo ante el Almería. / A. G.

Vicente tira del carro

El mediapunta se echó el equipo a la espalda cuando entró en la segunda mitad con 0-3 y es el que ha hablado ante los medios tras la goleada

A. GARRAZA

El cambio de rol de Íñigo Vicente es significativo con respecto a su primera temporada en el Mirandés. Ahora, se sabe importante en el equipo (lo es realmente) y realiza funciones propias de un capitán de la plantilla. El mediapunta no fue titular ante el Almería y se incorporó al partido tras el descanso. El duelo iba ya 0-3 en contra de los rojillos y con la sensación de que en cualquier momento podía aumentar la renta a favor de los andaluces porque el baño, por incomparecencia de los locales además de por la calidad del rival, estaba siendo considerable.

Sin embargo, en lugar de abstraerse y de mostrar indolencia en tales circunstancias, se echó el equipo a la espalda y protagonizó lo único reseñable que exhibió el Mirandés en todo el encuentro. Suyas fueron las acciones destacadas en el segundo tiempo, al margen de la que supuso el penalti que cometieron sobre él y que se encargó de transformar sin dudar en ningún instante.

Se le vio metido en el choque, incluso protestando (aunque no siempre sea lo más apropiado), pero al menos derrochó ganas, aunque la remontada se antojaba poco menos que imposible según transcurría el partido.

Por si no fuera suficiente, es el jugador que ha hablado ante los medios de comunicación locales después de la goleada encajada, una situación que no es agradable para los futbolistas tras encajar una derrota así y dar, el bloque, muy mala imagen. Es un 'marrón', pero el de Derio no huyó del requerimiento del club.

«Sacarlo todos juntos»

«Nos marchamos jodidos y más con una derrota así, pero esto ya ha pasado y tenemos que centrarnos en el fin de semana que viene, en el partido ante el Zaragoza». Subrayó que en la segunda parte, cuando él se sumó al encuentro, «lo que teníamos que hacer es darlo todo, intentar reducir distancias lo primero, pero el Almería es un equipo muy bueno, tal y como demostró. Nosotros debemos mejorar como equipo y apretar más arriba».

¿Cómo se pueden solucionar los problemas del colectivo en defensa? «Aquí estamos todos en el mismo saco. Los primeros culpables somos los de arriba porque todos tenemos que defender y atacar. Lo vamos a sacar adelante todos juntos», respondió.