Riquelme celebra uno de los goles anotados al Ibiza. / Avelino Gómez

El Valladolid, decidido a apostar fuerte por Riquelme

El conjunto pucelano quiere que el exrojillo sea una de las piezas claves en su retorno a la máxima categoría

RAÚL CANALES

El Real Valladolid ya está planificando la temporada de su retorno a la elite y el nombre de Rodrigo Riquelme es uno de los marcados en rojo por la dirección deportiva pucelana. El centrocampista retornará al Atlético de Madrid tras finalizar su cesión en Anduva pero todo apunta a que saldrá otra vez a préstamo porque la competencia que existe en su puesto en la plantilla del Cholo Simeone.

Riquelme ha finalizado la temporada como máximo asistente de Segunda, pero sobre todo ha deslumbrado en el tramo final de la competición. Además de una enorme visión de juego, tiene llegada al área y desborda con mucha facilidad por ambas bandas.

Aunque son varios los clubes que esperan noticias sobre el futuro de Riquelme, el Valladolid parece dispuesto a coger la delantera. Para los pucelanos es una prioridad y así se lo harán saber al Atlético. El ascenso a Primera les otorga ventaja respecto a otros equipos ya que tanto el jugador como su entorno quieren que pruebe en la máxima categoría para seguir creciendo. Y es que la división de plata, se le ha quedado pequeña.

Riquelme ha formado una sociedad perfecta en Anduva con Camello, al que conoce bien del paso de ambos por la cantera del Atlético. Su entendimiento ha sido decisivo para que el Mirandés conserve la categoría, ya que han participado en un alto porcentaje d los goles rojillos, lo que les ha convertido en una de las parejas de moda en Segunda.

De hecho, también Camello está en la agenda de varios clubes de Primera aunque como su compañero, seguramente hará la pretemporada a las órdenes de Simeone antes de decidir su futuro.

Riquelme llegó a Anduva con el objetivo de olvidar su gris paso por el fútbol inglés, donde no pudo triunfar. En el Mirandés también le costó alcanzar su mejor versión, ya que durante la etapa de Escobar en el banquillo dejó pinceladas de calidad pero fue demasiado irregular en su rendimiento.

La llegada de Etxeberria supuso un revulsivo para el centrocampista, que encontró su sitió en el equipo y que en el último cuarto de competición ha sido sin duda el futbolista más destacado del equipo. También ha brillado con la selección española sub 21.