Es el único equipo que ganó de los 13 últimos clasificados

A. G.

Cinco partidos consecutivos sin saborear las mieles del triunfo, dinámica que cortó con la cuarta victoria obtenida en un feudo, Anduva, otrora inexpugnable. La que logró en el emparejamiento que cerró la penúltima jornada de la primera vuelta y del año para el Mirandés le permite ser al equipo rojillo el único que ganó este último fin de semana de los clasificados en los 13 últimos lugares de la tabla.

Y es que hasta el lunes, solo se habían contabilizado tres triunfos en Segunda División. Ninguno por parte visitante ni de los conjuntos ubicados en la segunda mitad de la categoría. Únicamente venció el líder Almería, por 3-0 al Zaragoza; así como el Valladolid al Oviedo (2-1), triunfo que cayó del lado de una escuadra que se aloja en el quinto lugar, en puesto de 'play off'. Y el Burgos, que es noveno, tras superar al Fuenlabrada (2-0).

El resto, o perdió o acabó en tablas sus compromisos. De lo que se benefició un Mirandés que ha ampliado, sensiblemente, su ventaja con respecto al pozo. El Alcorcón no pudo pasar del empate a un gol frente al Cartagena, adversario al que visitarán los rojillos el domingo.

Los alfareros siguen colistas, pero a 12 puntos de la salvación, que ahora marca el Leganés, que solo pudo sumar una unidad al concluir también con 1-1 su encuentro contra la revelación Ponferradina, que ocupa plaza de ascenso directo a Primera.

El Sanse cayó en Miranda, es penúltimo y tiene la permanencia a 5 puntos; a uno menos, el Amorebieta, que contabiliza 17 después de que terminara en igualada (1-1) su cita en Lezama contra el Las Palmas.

Y los que figuran junto a los jabatos o por encima, con una diferencia mínima de puntos, tampoco pudieron resolver los envites de manera satisfactoria para sus intereses. Ni Lugo, Sporting, Ibiza, Zaragoza, Huesca, Málaga y Cartagena. Todos empataron, salvo los maños que cayeron ante el favorito.