Borrar
Gabri asistió y marcó Avelino Gómez
Tres puntos más a base de golazos en un partido loco

Mirandés 4- 3 Andorra

Tres puntos más a base de golazos en un partido loco

El Mirandés gana por 4 a 3 un duelo que en el minuto 87 vencía por 3 a 1 y en el 97 igualaba a tres

Ángel Garraza

Domingo, 10 de septiembre 2023, 21:45

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El conjunto rojillo ganó a base de golazos un partido loco que hacía mucho tiempo no se vivía en Anduva: hubo dianas de tacón, desde el medio del campo... Vencía por 3-1 en el minuto 87 y en los últimos diez minutos se contabilizaron hasta cuatro tantos en lo que fue un auténtico festival del gol. Con final agónico, pero feliz.

El once inicial de Lisci presentó las novedades de Ramón Juan en la portería, de Rubén Sánchez y Javi Martón. Los tres debutaron como titulares. El portero y el delantero cedido por el Athletic –estuvo muy activo el tiempo que jugó y sabe esconder el balón para sacar segundas jugadas o faltas– disputaron sus primeros minutos de la presente campaña. Tras cuatro encuentros consecutivos, el preparador italiano optó por relevar al inquilino de la puerta y, asimismo, por dar entrada al punta navarro.

Es el tercer ariete con el que juega el Mirandés después de empezar el curso con Godoy por delante de Martín y de participar Durdov contra el Espanyol. Son delanteros diferentes con los que amplía sus alternativas para atacar al rival.

El cuadro tricolor, por su parte, de la mano de Eder Sarabia, es fiel a un estilo muy determinado. No varía. El balón en su poder como arma principal para atacar y defender y con Iker Benito, un mirandés afincado en Pamplona desde hace años, como extremo izquierdo

La primera acción clara del choque tuvo color rojillo. Fue Gabri quien protagonizó una de sus habituales incursiones, se fue de varios rivales por velocidad y precisión y su tiro fue despejado a córner por Ratti. El Mirandés empezó muy metido ante un conjunto andorrano que no sabía salir de su campo mientras su técnico pedía explicaciones a alguno de sus jugadores. Los de Lisci presionaban la salida de balón de los centrales para provocar las pérdidas o los lanzamientos en largo, ante los que los defensas rojillos ganaban la partida a sus pares.

El primer chut a puerta de los visitantes, ejecutado de forma muy tímida, corrió a cargo de Jandro en el minuto 13. Después, el local Carlos Martín lanzó muy desviado. Los dos equipos tenían las ideas muy claras. Saber cómo te va a jugar el oponente siempre ayuda.

Los mirandesistas se acercaban con peligro. Sólo faltaba acertar con el último pase, en muchas ocasiones muy defectuoso, lo que privaba a los atacantes de presentarse con ventaja a la zona del meta contrario. Hubo varias transiciones, muy claras, en superioridad númerica, que quedaron abortadas por una mala decisión o un envío erróneo.

Los de amarillo no llegaban a los dominios de Ramón Juan, casi inédito en los primeros 40 minutos y un espectador más sobre el terreno de juego. Gabri se encontró otra vez con el cancerbero al tirar muy centrado y el rechace no lo pudo aprovechar Martín. Lanzó desviado.

Hubo que esperar al minuto 25 para contabilizar una llegada del foráneo Nieto, que se aprovechó del único fallo defensivo de los anfitriones, pero cruzó demasiado ante la salida del barcelonés. Los del Principado se fueron soltando, tenían ahora menos problemas para sacar la pelota jugada, pero cuando mejor estaban llegó el tanto del Mirandés en una contra. Carlos Martín se aprovechó de una pérdida, filtró desde su terreno de juego un pase interior a Gabri, éste se cruzó más de medio campo, se fue acercando al portero y cuando parecía que los defensas le cogían, dribló al portero y a los zagueros y con la puntera estableció el 1-0.

Gabri estaba siendo, un a vez más, el hombre más incisivo. Otra arrancada suya fue cortada por falta, que derivó en una tarjeta para el oponente. Llevaba mucho peligro esa carrera. Así como las transiciones. A poco que estuviesen acertados en el último pase y no se precipitasen.

El partido se encaminaba al descanso pero faltaba por llegar la pizca de fortuna, siempre necesaria. El '9' jabato, escorado en la derecha dentro del área, lanzó una volea y ese disparó pegó en un defensa rival, lo que provocó que el balón se colara por el lado opuesto al que estaba el cancerbero.

2-0 y poco después de que el visitante Leal tirase por encima del larguero en una oportunidad diáfana para que el bando tricolor recortara diferencias y de que Benito chutara sobre el cuerpo de Ramón Juan, se fueron todos a los vestuarios.

Sarabia, sin embargo, en el descanso impartió instrucciones en el centro del campo a sus hombres de refresco, principalmente a Álex Calvo, con quien permaneció unos minutos facilitándoles las consignas con las que intentar disminuir la distancia en el electrónico. Muy mal lo tuvo que haber visto porque introdujo cuatro cambios de una tacada.

El guión del segundo tiempo fue distinto al del primero. El Andorra tenía que hacer más para puntuar en Anduva. Lisci también realizó cambios pronto al dar entrada a Diego Moreno y Godoy. A punto estuvo de ocurrir algo tras una jugada entre Ilyas y Gabri o cuando en la siguiente firmada por Álvaro Sanz, el balón se topó con el poste. La pelota la volvía a tener el Andorra, pero la profundidad era mirandesista.

Los rojillos cerraron con tres centrales al sumarse Barbu por Ilyas. El rival jugaba ahora con el gigante Scheidler y Lisci creyó conveniente reforzar esa línea. El equipo se echó más atrás. Pero fue desde lejos como Alende, de un tiro seco, acortó distancias con 20 minutos aún por delante. Llevaban cada vez más peligro. Los de casa ya no llegaban tan fácil como al principio, se les estaba haciendo el partido muy largo, estaban metidos atrás y el equipo que estaba en frente generaba más peligro que en el primer tiempo. Tomeo y Reina refrescaron la medular a falta de diez minutos de un encuentro que a los rojilos se les hacía muy largo. Se echaron atrás al cerrar con tres centrales más de media hora.

Faltaba, no obstante, por llegar lo mejor, aunque como se suele decir en estos casos, un desenlace no apto para cardiacos. Godoy vio adelantado al guardameta y envió desde el medio del campo un tiro que supuso el 3 a 1 en el minuto 87. El destino tenía reservadas más sorpresas porque ya en el añadido, el cuadro andorrano fue capaz de empatar a tres en los minutos 93 y 95 por medio de Iván Gil y Pampín. La desilusión se adueñó de Anduva, pero en la última acción del choque, una asistencia de Gabri, permitió a Carlos Martín batir de tacón a Ratti. ¡¡¡En el minuto 98!!! Tres puntos fundamentales que se quedan en Miranda.

Mirandés: Ramón Juan; Rubén Sánchez (Diego Moreno, m. 55), Barcia, Pablo Ramón, Juan María; Álvaro Sanz (Pablo Tomeo, m. 80), Tachi (Alberto Reina, m. 80); Ilyas (Barbu, m. 62 ), Carlos Martín, Gabri y Javi Martón (Godoy, m. 55).

Andorra: Ratti; Leal, Arroyo (Diego Alende, m. 46), Marsá, Pampín; Bover (Álvaro, m. 46), Jandro, Molina (Iván Gil, m. 68); Iker Benito, Lobete (Álex Calvo, m. 46) y Nieto (Scheidler, m. 46).

Goles: 1-0, m. 31: Gabri; 2-0, m. 43: Carlos Martín; 2-1, m. 66: Diego Alende; 3-1, m. 87: Godoy; 3-2, m. 93: Iván Gil; 3-3, m. 95: Pampín; 4-3, m. 98: Carlos Martín.

Árbitro: El valenciano Caparros Hernández amonestó con tarjeta amarilla al local Tachi (m. 61) y a los visitantes Leal (m. 37), Jandro (m. 68), Álvaro (m.84)

Incidencias: 2.818 espectadores se dieron cita en Anduva. Se guardó un minuto de silencio por las víctimas del terremoto en Marruecos. Hubo pausa de hidratación en el primer y segundo tiempo.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios