Raúl en uno de los encuentros disputados en Anduva. / A. G.

Tratamiento para evitar que Raúl pase por quirófano

TONI CABALLERO

La ausencia de Raúl García de Haro en el partido de Santander sorprendió a propios y a extraños. El club se encargó de esconder su baja hasta el último momento, cuando varios medios de Sevilla se hicieron eco de la lesión que arrastra el killer catalán criado en Guadix. Desde que se lesionara el hombro en Butarque durante la jugada que desembocó en el gol de Juanlu, Raúl no se ha recuperado de sus molestias.

El máximo goleador rojillo, con 7 tantos y 3 asistencias en 17 encuentros, no volverá a jugar hasta enero de 2023, por lo que se perdería los duelos ante Ponferradina e Intercity, este último de Copa del Rey. La pasada semana se desplazó hasta la ciudad deportiva del Real Betis, su club propietario, para evaluar la lesión y entre ambos conjuntos se ha optado por mantener un tratamiento conservador con el fin de evitar el paso por quirófano.

En otro orden de novedades relacionadas con Raúl García de Haro, medios sevillanos como Estadio Deportivo aseguran que el delantero completará la temporada en Anduva pese al interés de incorporarle mostrado por varios equipos, el Granada y un equipo de primera entre ellos, que habían presentado ofertas firmes al Betis. Sin embargo, en Heliopolis están muy satisfechos con el crecimiento de Raúl en Miranda y no se plantean ninguna variación.