Borrar
Lisci y su equipo de trabajo confían en la capacidad del equipo para encadenar dos buenos resultados. Avelino Gómez
Tranquilidad y máxima confianza del Mirandés en Alessio Lisci

Tranquilidad y máxima confianza del Mirandés en Alessio Lisci

La comunicación entre la cúpula deportiva y el cuerpo técnico del italiano es fluida y todas las partes creen que el buque revertirá la situación muy pronto

Toni Caballero

Miranda de Ebro

Martes, 2 de abril 2024, 23:34

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Mucho se ha hablado en los últimos días sobre la difícil situación que atraviesa el entrenador del Club Deportivo Mirandés, Alessio Lisci, y su cuerpo técnico tras la dura derrota sufrida en el Nacional de Andorra. Los malos resultados del equipo, que ha sólo ha sumado 9 puntos de los últimos 36 en juego, y las más que preocupantes sensaciones ofrecidas sobre el césped han originado muchas nubes en la parroquia mirandesista e incluso algunos medios han puesto en duda la continuidad del preparador romano al frente del proyecto.

Según ha podido saber ELCORREO, a día de hoy, la confianza que existe en el entrenador italiano y su equipo de trabajo es plena. Tanto las altas esferas del club como sobretodo el director deportivo, Alfredo Merino, confían ciegamente en el trabajo diario que realiza Lisci, y la comunicación con el mister es fluida y prácticamente diaria.

En este sentido, el encuentro que medirá a los rojillos con el Sporting de Gijón el próximo domingo en Anduva, pese a lucir la etiqueta de trascendental de cara a la lucha por la permanencia, no parece erigirse como un posible match point para el transalpino. De hecho, fuentes cercanas al club aseguran que «han trasladado máxima confianza y tranquilidad a Lisci, como desde el principio de temporada. Que trabaje tranquilo. No se ha hablado del partido del domingo ni de la continuidad en el puesto».

La tesitura es complicada, todas las partes son conocedoras de ello, de jugadores a técnicos y aficionados, pero la dirección deportiva y los máximos responsables del conjunto de Anduva quieren que el vestuario trabaje sin ruidos ajenos, y el cuerpo técnico liderado por Lisci se muestra agradecido de que el foco se centre totalmente en el césped.

El vestuario

Una vez conocido el sentir del palco deAnduva, también toca conocer cuál es el ánimo de la plantilla mirandesista. Como tantas veces ha ocurrido a lo largo de la historia del balompié patrio, no hay mejor receta que el trabajo silencioso para tratar de revertir un mal escenario.

Los jugadores salieron de Andorra muy tocados después de una derrota por la mínima que cayó como un jarro de agua fría en el vestuario. De hecho, varios futbolistas entendían que el equipo había hecho más merecimientos que el rival para llevarse los 3 puntos y creen que el buque se encuentra en un punto de la temporada en el que la moneda siempre cae en cruz.

Tras la jornada de desconexión del lunes, la plantilla volvía ayer al trabajo con la cabeza limpia y el único objetivo de corregir la negativa tendencia frente al Sporting. Pese a que se rehusa de hablar públicamente del partido del domingo como una final o de tildarlo de «vital», el vestuario siente que un buen encuentro contra los asturianos serviría para liberar mucha presión acumulada, tal y como ocurrió ante el Eldense, y haría de trampolín para el último tramo del curso.

Por su parte, Alessio Lisci confía en que el talento de los suyos saldrá a relucir en la próxima cita liguera y se refugia en su perfil más analítico para tratar de bajar la temperatura del duelo, ya de por sí tenso. Sabedor de la importancia de la jornada, más para él, incluso, quiere que sus pupilos encaren el partido como si fuese uno más, impulsados por el calor de la grada, y así quitarles presión. Pero lo más importante es que sepan leer qué clase de partido necesitan desarrollar para que los 3 puntos se queden en Miranda.

Al principio de temporada, el entrenador italiano y su equipo de trabajo eran conscientes de que, atendiendo a la joven e inexperta plantilla en la categoría de plata, el Mirandés podía llegar al último cuarto del curso futbolístico luchando por la salvación; era una posibilidad más que factible.

Ahora mismo son 4 puntos de colchón respecto al descenso, marcado por el Albacete, un buen rédito si se sabe aprovechar de aquí a final de temporada. Pero, como aseguró en rueda de prensa semanas atrás, el escenario a evitar es aquel que situaría al joven cuadro rojillo inmerso de lleno en la batalla por la permanencia en las últimas jornadas, cuando la experiencia pesa más que nunca.

Así, el preparador romano y su cuerpo técnico confían plenamente en que el equipo es capaz de encadenar dos resultados positivos para revertir la situación y comenzar a vislumbrar el objetivo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios