La unión entre equipo y afición es cada vez mayor. / Avelino Gómez

Toca disfrutar hasta el fin de la temporada

Ha habido muchos altibajos en esta temporada y ahora es cuando mayor sintonía hay entre equipo y afición

MARÍA ÁNGELES CRESPO

El Mirandés había logrado encadenar una extraordinaria racha de resultados, cinco partidos seguidos puntuando para hacerse con trece de los quince puntos posibles después de que el único pero fuera el haber logrado tan sólo un empate ante el Eibar;ojalá fueran así todos los peros, ya que no hay que olvidar que los armeros son los líderes, y en su casa pocos se han atrevido a toserles. Esta buena dinámica había ilusionado tanto a los aficionados que muchos pensaban que hoy podría estar el equipo pendiente sólo de que no puntuara la Real Sociedad B para certificar matemáticamente la permanencia, pero la cuenta no va a salir porque para eso los de Anduva tendrían que haber vencido el pasado viernes al Amorebieta y acabaron sucumbiendo por 1-0 ante los pupilos de Mujika. Sin duda, caer derrotados ante el equipo que ahora entrena un queridísimo exrojillo ha dolido menos. Habrá que ver si estos puntos perdidos por el Mirandés permiten al conjunto vizcaíno salvarse.

Aun así, teniendo en cuenta que todavía quedan por disputarse seis encuentros, o sea, que hay dieciocho puntos en juego, puede hacerse referencia ya a la salvación virtual, y por eso no es mal momento para empezar a valorar lo que se ha visto a lo largo de esta campaña, en la que por fin el público ha acudido sin restricciones a los estadios. La nota final se pondrá cuando concluya el curso, pero ya se puede ahora poner de manifiesto el sentir general de la afición y lo que espera para lo que queda de temporada.

Ha sido ésta una campaña con luces y sombras, con momentos de euforia y otros de autentico pesimismo; una sensación que había empezado a dar muestras de que podía producirse el divorcio entre la afición y el equipo. Había que tomar una decisión y esa llegó a mediados de febrero.

Tras la derrota ante el Sporting, que venía precedida por una goleada en Huesca se optó por el cambio en la dirección y desde la jornada 28 en la que Joseba Etxeberria se hizo con las riendas del equipo todo cambió. Consiguió el de Elgoibar reconducir la situación y en el tramo final de la Liga ha vuelto a sacar lo mejor de cada jugador. Por fueron no dos, sino incluso tres victorias seguidas, siendo la vivida en Anoeta contra la Real Sociedad B el punto de inflexión. Ya se había ganado al Cartagena y después se goleó en Anduva a la Ponferradina. Si eso produjo un subidón en la afición, más grande fue el que llegó tras ganar por el mismo resultado, un 3-1 al Burgos.

Ahora todo va bien y como en esto del fútbol mucho de lo que en él acontece es una cuestión de ánimo, si se pregunta a los rojillos muchos dirán que de haberse tomado antes algunas decisiones, otro gallo cantaría y, a lo mejor se podía estar hablando de retos mayores. Una muestra de esas opiniones la dan los responsables de las peñas.

Roberto Mardones Komando

«Ahora se está viendo muy cómodo al equipo»

No duda Roberto Mardones a la hora de decir que este año el equipo «nos venía dando una de cal y una de arena. Ahora con el nuevo mister, con la nueva dinámica estamos viéndolo en su mejor momento, muy cómodo y confiado».

Sobre el cambio en la dirección indica que «a toro pasado es fácil hablar. Los jugadores son los mismos y lo que parece que fallaba era la mentalidad. No hay que echar la culpa a nadie, se entró en una dinámica mala. Ahora estamos en una buena y hay que disfrutar de lo que nos queda de temporada». Apunta que el objetivo era «mantener la categoría y ahí estamos. De otros retos ya veremos si algún día se puede hablar».

Miguel Ladrero Rojillos de Aquende

«El cambio de entrenador ha sido fundamental»

Tiene muy claro Miguel Ladrero que una vez que se tomó la decisión de cambiar de entrenador «todo cambió para mejor; el equipo se reencontró y ahora tiene ya prácticamente conseguido el objetivo que es, como siempre la permanencia». Aun apuntando lo importante que ha sido la llegada de Etxeberria indica que «hablar ahora es muy fácil. Tenemos un equipo muy majo, con chavales que juegan fantásticamente, que marcan la diferencia y estamos muy satisfechos. Más aún después de que lo veíamos todo bastante negro. Tenemos que seguir apoyándoles y estar orgullosos de ellos».

Gonzalo Guinea Jóvenes Jabatos

«Las cosas con el club se están reconduciendo»

Dice Gonzalo Guinea que ha habido un cambio tan grande en el equipo que «se ha pasado del más absoluto pesimismo a una gran satisfacción y la verdad es que ni éramos tan malos antes, ni ahora somos los mejores del mundo». Para él en lo que resta de campaña hay que «disfrutar, tanto los jugadores como la afición y empezar ya a pensar en el año que viene». Apuntaba también que este año hay mejor sintonía con el club. «Tenemos que agradecer que nos echara un capote con los autobuses para San Sebastián y Eibar. Es de justicia decirlo. A ver si todo se reconduce por el bien del Mirandés, que es lo importante».

José Luis Sidranes Huracán Rojillo

«Todo lo que sea seguir en Segunda es un éxito rotundo»

Tiene claro José Luis Sidranes que «el arreón de los últimos te da un colchón importante para no tener que preocuparnos», y lo dice pensando en los malos momentos habidos en la temporada, y reitera que «para lo que somos a mí me parece que permanecer un año más en Segunda es un éxito rotundo». Aunque la realidad dice que cambiar de entrenador ha ido bien, argumenta que «hablar sobre supuestos, sobre si habría sido bueno hacerlo antes, no sirve de nada», y lo que también tiene muy claro es que en los partidos que nos quedan esta temporada lo que tenemos que hacer es disfrutar al máximo y seguir todos a una, equipo y afición».