El técnico del filial rojillo arranca hoy la competición oficial en la Tercera RFEF ante la Arandina en Ence (18 horas). / CDM

Jonathan Prado

«Hay que tener paciencia con el filial porque son jugadores muy jóvenes»

El técnico cree que «no hay que equivocarse con la clasificación ni pensar en el resultado, sino en todo lo contrario, en el trabajo diario»

ÁNGEL GARRAZA

El Mirandés B inicia hoy su andadura en la nueva Tercera RFEF. Lo hace a partir de las 18 horas en Ence ante la Arandina, partido ante el que el club anunció que podrán acceder los 50 primeros abonados que acudan al campo. Cuatro jugadores locales completan a los foráneos, que llegan incluso de Andalucía.

– Lo que se dice sobre el primer equipo vale para el filial. Toca reinventarse otra temporada más al ser un equipo prácticamente nuevo.

– Sí. Es lógico después de hacer una buena campaña. A lo que hay que añadir la nueva categoría, la Segunda RFEF, donde jugadores en edad sub-23 han buscado otras alternativas y futbolistas importantes para nosotros ya pasaban de la edad sub-23 y no podían estar en el filial, como son Alfredo y Juan de la Mata. Hay que reinventarse y es lo que tocaba.

– Han llegado jugadores en fechas recientes, otros entrenan con el primer equipo. ¿Los entrenadores de los filiales lo tienen más difícil al principio?

– Cuando formas parte de una estructura profesional y eres el segundo equipo cuentas con ello. Es la dinámica que tuvimos el año pasado. Este año han sido siete futbolistas que todavía siguen en la dinámica del primer equipo.

– Lo que habla bien de los futbolistas y del trabajo que se realiza desde abajo.

–Sí. Eso es importante porque a nivel de crecimiento para ellos siempre es bueno y, además, eso repercute dentro del filial porque ese crecimiento en el fútbol profesional se verá plasmado en la competición cuando jueguen con nosotros. La política que tenemos dentro del club es ir haciendo con tranquilidad las plantillas tanto del primer equipo como en el filial. La pasada semana incorporábamos a tres chicos de fuera (Hoyos, Cherta y Manrique) y a otro del juvenil (Morán), que ya tiene licencia con nosotros.

– ¿Contento con la plantilla?

–Sí, estamos contentos porque al final, son jugadores que a lo largo del año en la dirección deportiva se han seguido. Incluso, a alguno se le estaba siguiendo de años atrás y ya se quiso su incorporación la temporada pasada. Va todo dentro de la línea de lo que esperábamos y habíamos visto. Ahora, lo importante es conjuntar a todo el grupo para ser un equipo competitivo como fuimos en la segunda vuelta y el 'play off'.

– ¿Está cerrada o falta aún algo por llegar?

–Licencias tenemos libres, pero ahora lo que queremos es ver cómo compiten los 18 futbolistas que tenemos con nosotros, porque Rodrigo Esteban todavía está recuperándose de la lesión de cruzado. A ver cómo se adaptan al grupo nuestro y al de esta Tercera y, a partir de ahí, si sale alguna opción que el club considera interesante a la hora de reforzar pues iríamos hacia delante. Y si no, tranquilidad. Hay un grupo importante de futbolistas nuevos, a ver si dan rendimiento ya y desde ahí, valoraremos para firmar ahora o dejarlo para después porque lo bueno de la Tercera División es que el mercado no cierra hasta el día 31 de enero.

–El listón está muy alto. El Mirandés B se quedó a 5 minutos del ascenso a Segunda RFEF. ¿Aumenta esto la presión?

–Pero también hay que ser conscientes de los formatos de competición. El de la pasada temporada, siendo octavos en una clasificación normal valía para hacer 'play off'. Este año, la situación es diferente porque el primero sube directamente y después, habrá un primer 'play off' hasta el sexto y el que quede campeón deberá ir a otra fase nacional. La complejidad es más elevada que la campaña pasada, aunque siempre que generas expectativas sabes que puedes tener algo más de presión en cuanto a querer hacerlo todavía mejor. Debemos ser conscientes de que hay que tener mucha tranquilidad.

–Sobre todo porque es un equipo casi totalmente renovado.

–Estamos trabajando con gente muy joven, de edad sub-23, con chicos que salen de la etapa juvenil y eso también implica que haya que tener mucha paciencia y no equivocarnos con la clasificación ni pensar en el resultado ni en el objetivo, sino en todo lo contrario. En el trabajo y en el día a día. Es lo que dio resultado la temporada pasada y es la línea a seguir.

– ¿Cómo ve esta Tercera RFEF tras la reestructuración del fútbol federativo?

-Con un poco de incertidumbre. Es verdad que el tener una categoría más por encima puede generar más esa incertidumbre al final de la temporada en cuanto a lo que son los descensos. Hay que reorganizarla para tener 16 equipos porque ahora somos 17. La primera plaza, que da derecho al ascenso directo, va a generar un nivel competitivo más elevado porque es un premio gordo y al crearse una categoría intermedia (la Segunda RFEF) hay algún jugador que en condiciones normales estaría jugando ahora en Tercera División pero está en otra categoría. Las plantillas, por lo que estamos viendo, salvo Bembibre y Guijuelo, es de gente más joven que en campañas anteriores. Hemos perdido equipos históricos dentro del grupo y a ver quién asume el papel ahora de favorito o de sorpresa, como fuimos nosotros.

–Respecto al estilo de juego, ¿el Mirandés B sigue el mismo guión que el primer equipo y que estas últimas temporadas?

–Sí, esa es la idea. A ver la gente que ha llegado a última hora, que nos puede dar otras ideas y otras variantes dentro de lo que podía ser la idea inicial. Queremos ser algo más competitivos en algo que el año pasado nos faltó, como saber manejar y controlar los partidos en ciertos momentos.

–Para empezar, uno de los a priori 'cocos' del grupo, la Arandina.

- Sí, la temporada pasada también empezamos con ellos aquí y después, les superamos en el 'play off'. Es un rival que se ha renovado mucho, con gente más joven, a ver cómo se adaptan a la competición pero tenemos claro que la Arandina es un rival siempre a batir por nombre. Siempre está en la pelea por el 'play off'.

–¿Mejor o peor empezar con estos rivales duros?

-Pienso que es hasta mejor comenzar contra estos equipos porque te sitúan en qué momento estamos en el inicio de la liga.

–No puede haber muchos aficionados por las limitaciones, pero al menos habrá seguidores en Ence.

-Es importante, a ver si evoluciona la situación para que entre más gente. Serán en principio 50, pero es bueno contar con su apoyo como ya se ha visto en Anduva.