Una tarde para reforzarse

El Durango-Mirandés acabó 1 a 4 en Tabira y es el resultado más amplio a favor de los rojillos de la temporada. /Oskar Matxin
El Durango-Mirandés acabó 1 a 4 en Tabira y es el resultado más amplio a favor de los rojillos de la temporada. / Oskar Matxin

El Mirandés mide hoy ante el colista Durango su capacidad de respuesta para volver a ganar y, de paso, aprovecharse de los tropiezos ayer de los rivales que le siguen en la tabla

ÁNGEL GARRAZA

El inicio de la segunda vuelta no ha deparado los resultados deseados por todo el mirandesismo. Un pobre empate ante el Izarra en Anduva y una derrota en Santander después de que el Mirandés meceriera mucho más, como lo reflejaba el electrónico en el minuto 84, cuando entonces los dígitos marcaban el 1-2 a favor de los rojillos. Solo un punto de seis posibles obliga a que el equipo necesite hoy (Anduva, 17 horas) la victoria ante el último clasificado, el Durango.

Es una tarde para reforzarse en puntuación y en el aspecto anímico. Máxime cuando ayer, los rivales directos que le siguen en la clasificación tropezaron. El Barakaldo –tiene los mismos puntos que los rojillos– cayó por 3-0 en Zubieta ante la Real Sociedad B; el Leioa –que está a solo 3 puntos – perdió en casa ante el Real Unión (0-1) mientras que solo el líder Racing ganó al Arenas. Lo hizo con un gol de penalti en el minuto 89.

Ya lo han recalcado esta semana tanto los jugadores como el técnico. «Hay que ganar como sea; si es con buen fútbol, mucho mejor, pero lo fundamental ahora es sacar los tres puntos», expone Claudio Medina, uno de los encargados de perforar la meta del adversario más goleado del Grupo II. «El margen de error ya es pequeño y es un partido trascendental a efectos de puntuación», añadía el míster abulense. Queda claro que hoy es una cita para volver a sumar de tres en tres con el fin de encarar el siguiente desplazamiento, a Barakaldo, en plenitud de confianza. Y, de paso, para reforzar una idea de juego que, con algún matiz a solventar, debe ser con la que el Mirandés intente alcanzar su objetivo.

La plantilla, de momento, no presenta novedades en cuanto a incorporaciones. Son los 19 que cuentan actualmente con ficha tras las salidas del equipo de Rúper y Prieto. De ahí que el inquilino del banquillo mirandesista deberá efectuar un descarte. La duda esta semana radicaba en la presencia de Álvaro Rey. Aquejado de un fuerte golpe en las costillas en un lance del encuentro ante el Racing, se perdió las primeras sesiones de la semana, pero ha vuelto a participar con el grupo en las últimas, de tal manera que no está descartado para entrar en la citación y jugar ante los vizcaínos si así lo estima el entrenador.

El resto, está en condiciones. Un total de diez efectivos de la primera plantilla no estuvieron convocados ante el Barakaldo en la Copa Federación, motivo por el cual se intuye que tendrán minutos este domingo. Solo Kijera, Yanis y Melli repitieron el miércoles del once inicial que puso en liza en El Sardinero, aunque los dos primeros no lo jugaron todo. Sí el de Barbate.

Es posible que haya alguna modificación respecto a la alineación de hace siete días tanto en la zona defensiva como en las líneas de creación y ofensiva. Otra de las incógnitas radica en comprobar si Jiménez emplea uno o dos delanteros de entrada. Solo tiene dos puntas natos en la plantilla, Claudio y Matheus, y la cuestión es si apostará por este plan desde el pitido inicial o si se guarda a alguno de revulsivo para la segunda mitad si el resultado no es el esperado.

El rival, mientras tanto, es un recién ascendido de Tercera. De los que entrenan todavía por la tarde (ayer lo hicieron a las 14.30 horas, un horario muy poco habitual), lo que lo dice todo sobre el carácter más amateur de la plantilla albiazul respecto a otras.

El cuadro del Duranguesado tiene la meta de salvar la categoría en su regreso a la división de bronce. Un probable once inicial puede ser el compuesto por Errasti; Txopitea, Aranda, Galarza, Txapu; Zuazo, Ekaitz Molina; Javi Alonso, Ekain, Arizmendarrieta; y Amorrortu.

Seis jornadas sin ganar

Mientras el Mirandés no pierde dos choques seguidos en el presente campeonato, nunca lo ha hecho, los de Igor Núñez acumulan seis consecutivos sin conocer la victoria. Desde la jornada 16, cuando cayeron en Tabira frente al Amorebieta por 0-2; en la siguiente, empataron sin goles en Sarriena con el Leioa y los cuatro últimos envites los cuenta por derrotas: 0-1 ante el Gernika, 3-1 contra el Oviedo B, 1-0 en Las Gaunas contra la UDLogroñés y 1-3 frente a la Real B. Marcadores, en cierta forma, engañosos porque solo se desnivelaron a favor de los oponentes en los últimos instantes o en el tiempo añadido.

La intención con la que viajan desde tierras vizcaínas es la de puntuar. Una encuesta entre sus aficiones realizada esta semana en su página web revela que existe optimismo y que no se descarta poder sumar los tres puntos en Miranda. Sería el primer equipo que lo logra en la actual liga. Ningún visitante ha vencido todavía en Anduva.

El encargado de arbitrar este partido será el colegiado Latorre Gracia, adscrito al Comité Territorial de Aragón. Es natural de Zaragoza y cumple su segunda temporada en la categoría de bronce a sus 28 años. En la actual, el promedio de tarjetas amarillas es de 4,14 por encuentro. Dirigió a los rojillos el curso anterior, en el triunfo ante el Vitoria en Anduva por 4 a 2.

Mirandés y Durango empataron sin tantos en la campaña 1989/90 y en la siguiente, a un gol, con ambos conjuntos en Segunda B. Los de casa vencieron por 4-2, en Tercera, en el año 1944, cuando compartían presencia en el Grupo III.

 

Fotos

Vídeos