Superar un muro casi infranqueable

La UDLogroñés se mantuvo 5 jornadas consecutivas sin encajar./E. C.
La UDLogroñés se mantuvo 5 jornadas consecutivas sin encajar. / E. C.

El Mirandés tiene el reto de doblegar el domingo al rival menos goleado del Grupo II al haber encajado solo 8 tantos en 15 duelos

ÁNGEL GARRAZA

El partido Mirandés-UDLogroñés, tercero contra cuarto clasificado, tiene otro reto más para los rojillos, al margen de la dificultad que entraña cualquier duelo de esta categoría ( más esta temporada) y de que se enfrente a un adversario directo, que pretende el mismo objetivo. A la complicación de medirse a un rival por jugar el 'play off' de ascenso se suma otro hecho que conlleva la presencia del bloque riojano en Anduva: es el equipo menos goleado de todo el Grupo II de Segunda División B. Y uno de los menos batidos de toda la categoría.

Se presenta, por lo tanto, todo un reto para el Mirandés, que tendrá que superar a la defensa más segura de la Liga para sumar tres puntos muy importantes para la clasificación y para el estado anímico de todos. Los rojillos, no obstante, han demostrado en lo que se lleva de temporada que tienen gol como lo demuestra el hecho de que forman el tercer colectivo más realizador, con 24 dianas.

Aparecen solo por detrás del Racing (contabiliza 34) y el Bilbao Athletic (acumula 29) y se encuentra empatado con el sorprendente Calahorra. Tiene gol y la recuperación de Claudio Medina también es un ingrediente más para que se extienda esta faceta este fin de semana ante uno de los aspirantes a lo máximo.

Y es que enfrente, dentro de dos días, llegará un adversario que solo ha encajado ocho tantos en quince jornadas; en una primera vuelta que ya enfila su recta final. Y más de la mitad, cinco, los recibió en las cinco primeras jornadas del campeonato, cuando protagonizaba un pésimo arranque que ha remediado con prontitud. El otro equipo riojano del grupo le endosó dos (2-0), al igual que el Sporting B (0-2) y uno, el Barakaldo (1-1).

A partir de la sexta semana de liga, únicamente ha recibido tres en las diez últimas citas en las que ha comparecido. Dos le marcó el Leioa (2-1) y uno la Real Sociedad B, precisamente el pasado fin de semana (1-1). En el resto de choques, nadie perforó su portería.

La UDLogroñés ha sido capaz de mantener en un total de nueve partidos la portería a cero; en el 60% de los duelos que ha jugado hasta la fecha. En Durango, Langreo y Lezama empató sin tantos. Tudelano, Gimnástica, Gernika, Amorebieta, Real Oviedo B y Vitoria se quedaron sin marcarle una sola diana durante unos encuentros en los que, todos ellos, cayeron ante el próximo rival del Mirandés.

Racing y Barakaldo con diez goles encajados cada uno son los que le siguen en un balance defensivo que es el que ha permitido a los de Las Gaunas progresar en la clasificación después de su mal inicio. «Somos el equipo menos goleado del grupo y eso dice mucho del trabajo defensivo, no solo de la línea de atrás sino de todo el colectivo y del compromiso que existe en la plantilla», sostiene Sergio Rodríguez, el entrenador.

Cree, no obstante, que esta circunstancia no significará que el encuentro sea cerrado y de corte defensivo este domingo en Anduva. «Los dos equipos intentamos tener el dominio del partido, de la pelota. Ninguno de los dos va a salir a encerrarse, aunque sí que ambos mantendrán cierta cautela y en algunos momentos, en función de cómo transcurra el encuentro. Pero preveo un partido bastante abierto, bonito para el espectador», responde Rodríguez.

El Mirandés, mientras tanto, tuvo que retirar el balón del fondo de su portería en cinco ocasiones más que su próximo contrincante. En 13, en total. Es el cuarto menos goleado, empatado con el Arenas. El balance defensivo es para los riojanos, pero no así el ofensivo, donde los de Jiménez sacan mucha más ventaja a su oponente.

11 menos a favor

Con 24 tantos, han batido a los equipos rivales mucho más que los de Logroño porque éstos solo lo han hecho con 13 goles, once menos. La solidez defensiva de los riojanos se pondrá a prueba por parte de un conjunto mirandesista que tiene la misión de derribar un muro casi infranqueable, tal y como se está demostrando en los últimos tres meses de competición.

En lo que sí están empatados rojillos y blanquirrojos es en el número de victorias: suman siete cada uno. Los visitantes este domingo, en cambio, han cosechado una derrota más (3) por solo dos la escuadra de Jiménez. Los riojanos perdieron ante el Leioa, el Sporting B y el Calahorra.

Por todo ello, cosecharon un empate menos que un Mirandés que contabiliza siete semanas consecutivas en puestos de promoción de ascenso, aunque en una sola se ubicó en la segunda plaza. Su rival ha ido de forma clara de menos a más y visitará Miranda instalado en la cuarta posición.

 

Fotos

Vídeos