«Solo con los puntos de Anduva no nos da»

El técnico de Usurbil planteó varios defectos a mejorar cuando el equipo actúa como visitante. /A. G.
El técnico de Usurbil planteó varios defectos a mejorar cuando el equipo actúa como visitante. / A. G.

Andoni Iraola espera que su conjunto se muestre más sólido mañana en Riazor, mejorando las prestaciones a domicilio, y acercándose a la imagen ofrecida en los encuentros disputados en Miranda

TONI CABALLERO

El objetivo principal está subrayado y ninguno de los componentes de la familia mirandesista trata de desviar la mirada del mismo. «Lo único que nos preocupa es mejorar en los partidos de fuera de casa porque sólo con los de Anduva no nos va a dar a final de temporada», sentenció el entrenador del Mirandés, Andoni Iraola, en la comparecencia previa al partido contra el Deportivo de la Coruña. Y es que resulta evidente que el cuadro rojillo «se acerca a lo que queremos en Anduva, pero fuera, no», reiteró. Las buenas sensaciones, tal vez no remuneradas del todo con el correspondiente rédito de puntos, mostradas ante oponentes como el Alcorcón, Málaga u Oviedo; se han visto diluidas por las pobres actuaciones en Soria y Santander, «porque en Vallecas sí estuvimos algo mejor».

Así, el Mirandés viajará hasta tierras gallegas en busca de seguir creciendo en la competición. Lo hará para medirse a un Dépor en horas bajas que, a pesar de llevar colgada la vitola de favorito al ascenso, vaga en la decimoctava posición de la tabla con 6 puntos, idéntica cifra que el Mirandés, vigésimo en la tabla. Los coruñeses sólo han logrado una victoria y tres empates en las siete jornadas que se han disputado de competición, y las aguas bajan revueltas por Riazor. «Estamos empatados en la tabla, la previa me recuerda un poco a la que vivimos con el Málaga. Son equipos con jugadores que han estado en Primera y con mucho nombre, pero nosotros tenemos que centrarnos en mejorar lo nuestro en un escenario, Riazor, muy atractivo para cualquier jugador», puntualizó Iraola.

En este sentido, el técnico de Usúrbil parece tener en mente dónde radican los principales debe de su equipo: lograr una mayor compacidad, erradicar los errores y riesgos innecesarios en la salida de balón y ejecutar una circulación más veloz. «Queremos que el equipo esté más junto, que se acerque a lo visto en Anduva y no a lo de Soria y Santander, donde estuvimos muy largos. Hemos tenido errores en la salida que todos habéis visto y es evidente que hay riesgos que debemos asumir para no abandonar nuestra idea de juego, porque no se trata de pegar golpear arriba y ya. Pero hay que correr sólo los riesgos que sean lógicos para no cometer errores tan costosos como los que hemos hecho», analizó el preparador.

Continuando en esta línea, Iraola aboga por una mayor solidaridad de todas las líneas para lograr la meta, con los atacantes replegándose defensivamente cuando les toque y los defensores adelantando la línea en la fase ofensiva, «sobretodo para que la los medios no tengan un espacio enorme por cubrir». Asimismo, el vasco también subrayó la circulación del esférico como una de las bazas elementales para la consecución de resultados en la categoría de plata: «Tiene que ser más rápida para hacer daño a los equipos de Segunda división. Uno o dos toques como máximo porque sino es muy difícil desbordar a estos rivales», añadió.

Para el choque de mañana, el entrenador rojillo no planteará demasiadas rotaciones y tiene pensado disponer sobre el terreno de juego «el mejor once posible», sin pensar en el inminente encuentro entre semana contra el Lugo. De esta manera, los jugadores mirandesistas con poca experiencia en categoría profesional continuarán sumando minutos de juego y experiencia, factores que acabarán derivando en un mayor ritmo competitivo, el propio del segundo peldaño de l balompié nacional.

Dentro del apartado dedicado al oponente, Iraola se refirió al Deportivo de la Coruña como un equipo con «muchas armas». El preparador mirandesista no se fía de la mala inercia de resultados que encadenan los gallegos y cree que pueden estar aproximándose a la idea que pretenden. «Vienen de un partido muy positivo en Cádiz en el que, a pesar de que empataron a cero, tuvieron sensaciones muy positivas», valoró.

Por ello, prevé un arranque de partido de gran dificultad, con los locales mordiendo en los primeros minutos y adelantando la línea de presión en búsqueda de errores rivales. «Nos van a apretar arriba y tenemos que estar preparados para ello», avanzó. También hubo espacio para evaluar la posible incidencia de Riazor, con capacidad para 32.912 espectadores, en el choque. A buen seguro la afición deportivista, impaciente por los malos resultados de su equipo, alentará a los suyos, pero el contexto puede acabar tornándose favorable al Mirandés con el paso de los minutos. Pese a ello, Iraola reveló que este factor no puede planificarse.

«El fútbol puede cambiar en un momento, un gol en la primera parte como el otro día y cambia todo el escenario. No podemos hacer planes para la segunda parte, lo único que queremos es que se juegue más en su campo que en el nuestro», concluyó en la previa del encuentro entre los dos equipos.