El técnico de Elgoibar sabe de la importancia de la profundidad en partidos cerrados. / avelino gómez

Solo con la intensidad no es suficiente

El equipo se diluyó en los últimos metros de un encuentro planteado desde el apartado físico por ambas partes y en el que el Amorebieta sacó rédito a su eficacia

TONI CABALLERO

Tras cinco jornadas consecutivas sin conocer el sabor de la derrota, el Mirandés de Joseba Etxeberría volvió a saborear lo que es perder el pasado viernes frente al Amorebieta. Lejos de suponer un peligro a nivel clasificatorio, los rojillos cuentan con un colchón de 12 puntos respecto al descenso, la derrota se erigió en un golpe anímico par

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ahora puedes acceder a todo el contenido por solo 3€ el primer mes