«La solidez atrás es la clave para ganar»

El capitán del Mirandés dio la asistencia del primer gol rojillo frente al Tudelano. /A. G.
El capitán del Mirandés dio la asistencia del primer gol rojillo frente al Tudelano. / A. G.

Kijera destaca que, en el primer triunfo en Anduva, el equipo dejó por primera vez la portería a cero; «encajar aquí ha sido nuestro problema porque tenemos gol»

ÁNGEL GARRAZA

«Ya era hora de ganar en Anduva». Gorka Kijera, con su sinceridad habitual, resumía de esta manera las sensaciones que se desprenden por parte de una plantilla que había hecho merecimientos más que suficientes como para haberse quedado en más de una ocasión con los tres puntos que se han puesto en juego en casa –un total de 15 hasta este pasado sábado– y de los que solo ha hecho acopio de menos de la mitad –siete–.

«Estábamos haciendo buenos partidos y en el último, aunque no fue el mejor, conseguimos ganar y de forma solvente, con un claro 3-0, así que creo que hay que tener razones para estar satisfechos», argumenta el capitán rojillo después de vencer al Tudelano en la primera vez que el Mirandés obtiene la victoria como local.

Tuvo que ser en el partido más práctico, al menos de los últimos cuatro disputados en Anduva, cuando llegó el anhelado triunfo. «Lo que antes iba al palo y al larguero, algún día tenía que entrar y este sábado ha sido ese día. Si miramos las estadísticas, en cualquier otro encuentro que hemos jugado en casa hemos tenido muchas ocasiones pero ha sido en la quinta jornada cuando hemos ganado que, al fin y al cabo, es de lo que se trata».

La endeblez moral de un adversario que creó más peligro en la primera parte que el Mirandés también fue una de las clave para que los rojillos se adjudicaran la victoria. Y así lo reconoce el defensa mirandesista. La escuadra navarra «no lleva una buena dinámica, creo que en la primera parte ellos compitieron muy bien y en la segunda, salieron con la misma intención pero enseguida marcamos. Y ese gol, moralmente, les dejó tocados y el segundo que anotamos es por un error como consecuencia de su dinámica mala».

El mensaje que se trasladó desde el cuerpo técnico también fue claro. «Había que estar posicionados en el campo, que no nos hicieran gol porque sabíamos que alguna ocasión íbamos a tener para aumentar el marcador», admite el de Hernani.

Al final, el pragmatismo también se antoja como una de las vías factibles para acumular más triunfos en casa. El capitán rojillo, con la humildad que le caracteriza, remarca que «es la primera vez que no se encaja en casa; hemos metido en todos los partidos, así que si cogemos una buena fortaleza defensiva vamos a ganar muchos encuentros porque arriba se hacen ocasiones claras».

Hace hincapié, en este sentido, en que «el mayor problema que hemos tenido es que hemos encajado mucho; nos han metido muchos más goles de los que nos deberían haber marcado y, por este motivo, la faceta en la que más tenemos que mejorar es en la defensiva».

Es necesario que el equipo –prosigue– «se muestre seguro como ante el Tudelano porque sabemos que ocasiones vamos a tener, ya que hay una plantilla con calidad que tiene recursos suficientes para crear juego ofensivo y goles, va a haber. Si hay que poner un 'pero' en este inicio de temporada es en la faceta defensiva, es lo único que tenemos que mejorar».

El lateral zurdo volvió al once inicial tras descansar frente al Bilbao Athletic en Lezama. Suya fue la asistencia del primer gol, el que abrió el camino del triunfo. «Primero, estamos para defender porque la portería acabó a cero por primera vez esta temporada en Anduva y eso siempre es positivo como se ha visto; y después, tras el descanso, pude centrar para que Matheus rematara».

Considera que «no jugar el otro día fue una decisión del mister, sabe que cuando me ponga lo voy a dar todo y cuando no juegue, entrenaré más duro para volver. Viene bien descansar», resalta para quitar hierro a su suplencia en Lezama el sábado anterior.

El Mirandés ganó este pasado fin de semana, sin tanto brillo –aunque mejoró en la segunda parte–, si bien los tres puntos se quedaron en Miranda, que era lo realmente importante para superar ese 'peso' de encima que «todos nos hemos quitado», como señala el entrenador, Borja Jiménez al conseguir su primera victoria como mirandesista en casa.

«Nos hemos aprovechado también de que se quedaron tocados tras el gol». Son circunstancias también válidas, que hay que exprimir con el propósito de alcanzar el primer gran objetivo del curso 2018/19. «Vamos a intentar quedar en la Liga como el año pasado y después, procurar hacer un buen 'play off', que esa es otra historia porque sabemos que es más duro y que no tiene nada que ver con lo anterior que hemos jugado».

El plantel, en cualquier caso, dispone de un buen número de efectivos que pueden entrar en la alineación sin desentonar en absoluto. «A cualquier entrenador le gustaría tener ese problema, disponer del máximo número de jugadores para poder participar. Es un problema, sí, pero al mismo tiempo es como el técnico puede sacar un mayor rendimiento al equipo, al contar con más alternativas y sistemas que utilizar en cada partido». Bendito problema. Otro, ganar en casa, ya se ha remediado.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos