Simon Gbegnon convence a Iraola

El defensa central o pivote defensivo de Nantes, junto a Anxo, el entrenador de porteros. /A. G.
El defensa central o pivote defensivo de Nantes, junto a Anxo, el entrenador de porteros. / A. G.

El jugador, que está a prueba, no entrenó ayer porque viajó a Francia tras llegar a Miranda con lo justo; ahora, el Mirandés y el futbolista deberán llegar a un acuerdo

ÁNGEL GARRAZA

El interés existe porque Andoni Iraola ha comprobado que el futbolista nacido en Nantes (Francia, 1992), aunque tiene la doble nacionalidad al participar también con la selección de Togo, puede encajar en la plantilla mirandesista. Simon Gbegnon no entrenó ayer con el resto del grupo en el campo 2 de los anexos, hecho que podía deberse a que ha vuelto a su lugar de procedencia para resolver trámites, recoger documentación y más equipaje (llegó a Miranda con apenas una mochila) o bien a que el club le había comunicado ya que había finalizado el periodo de prueba y que no contaba con él para la campaña que arrancará de forma oficial la próxima semana. La primera opción es la válida.

Porque el Mirandés tiene interés en contar con sus servicios. Ahora, no obstante, habrán de fructificar las negociaciones entre el futbolista y la entidad para llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes que posibilite su permanencia en Miranda con el fin de jugar con el conjunto rojillo en Segunda División.

Simon, por lo tanto, regresará para incorporarse a la disciplina mirandesista salvo que las conversaciones no lleguen a buen puerto. El futbolista, que en el Mirandés está actuando de defensa central aunque puede desenvolverse también como pivote defensivo, está dejando buenas sensaciones desde que llegó la pasada semana. Ha entrenado con Iraola e, incluso, jugó el pasado sábado ante el Burgos en el segundo amistoso de pretemporada.

Lo hizo de titular, formando pareja en el eje de la defensa junto a Odei Onaindia, y la imagen que ofreció fue buena. Tiene envergadura para ir por alto, no es nada lento, va bien al corte y ofrece una más que aseada salida de balón, un aspecto también importante para el entrenador de Usurbil. Es la tarjeta de presentación que aportó en el amistoso de Medina de Pomar disputado el pasado fin de semana. Y, por si esto no fuera suficiente, marcó un tanto: el cuarto de los cinco que los rojillos endosaron al Burgos en el ensayo.

Fue uno de los aspectos destacados en la prueba en forma de partido que se llevó a cabo en el campo Jesús María Pereda. Y por lo que transmite en los entrenamientos en los que participó en días anteriores podría integrar el plantel del Mirandés. Tiene calidad para formar parte del equipo en la división de plata.

Simon llega de la Ligue 2 francesa, que es donde debutó la pasada temporada al jugar en el Bèziers, conjunto con el que logró el ascenso desde el equivalente de la Segunda B española. Con esta escuadra logró un tanto y tuvo una importante presencia en la segunda francesa al participar en 32 encuentros; en 24 jugó de titular y acumuló más de 2.300 minutos.

Sin embargo, este equipo descendió de categoría y ahora el jugador está libre, motivo por el cual se encuentra a prueba con el Mirandés, al que pertenecería en propiedad si cristalizan las negociaciones porque se trata de un agente libre. Sería su primera experiencia fuera del fútbol francés.

Mide 1,90 metros de altura, lo que le vale para jugar en el eje de la zaga o bien como pivote defensivo en la medular, donde ya ha actuado en pasados cursos. A pesar de su envergadura es un jugador rápido.

Y ya en su primera comparecencia con el bloque de Iraola marcó un gol tras un saque de esquina. Aprovechó su estatura para dejar, en su conjunto y en el trabajo global durante todo el choque, un buen sabor de boca a los rojillos que siguieron 'in situ' sus evoluciones y, entre ellos, a Iraola, que ha dado vía libre a su fichaje si es que el apartado económico no supone un impedimento. Que no lo parece. En los próximos días, se conocerá si el futuro de Simon Gbegnon está ligado al equipo de Anduva esta próxima campaña.