Simón moreno dejó el campo en camilla el sábado. / prensa2

Simón podría decir adiós a la temporada

El delantero se someterá mañana a una resonancia pero las primeras impresiones apuntan a que tiene dañado el ligamento de la rodilla

RAÚL CANALES

Simón Moreno puede haber dicho adiós a la temporada en Valladolid. La rodilla del delantero es ahora mismo la principal preocupación en el entorno rojillo ya que se retiró en camilla del terreno de juego y las primeras exploraciones tras el partido apuntan a una posible rotura de ligamento cruzado. Mañana se someterá a una resonancia y el punta no esconde su temor, ya que si se confirmase el peor diagnóstico, tendría difícil volver a jugar esta campaña porque ese tipo de lesiones tienen un plazo de recuperación que oscila entre los seis y ocho meses.

El punta confirmó ayer a EL CORREO que tiene la zona muy inflamada y que sus sensaciones no son buenas, aunque mantiene la esperanza de que todo se quede en un susto y que la lesión revista menos gravedad de la que parece en un principio. Este contratiempo llega justo en el momento en el que el delantero había convencido al técnico de que tiene sitio en el once a base de buenas actuaciones y goles decisivos. Hasta la fecha, ha visto puerta en 4 ocasiones pese a jugar en la banda y no tan cerca del área.

Simón se dañó la rodilla en una acción fortuita en la que el fue a presionar a un rival y su pierna hizo un giro poco natural. Fue un lance desafortunado en el que punta se lesionó solo, sin contacto con el contrario. Rápidamente el jugador rojillo pidió asistencia médica. Su cara al abandonar el campo reflejaba que algo no iba bien, como confirmó Lolo Escobar en la rueda de prensa posterior.

Aunque el técnico quiso ser cauto a la hora de valorar el estado de salud de su pupilo, admitía que la lesión era la peor noticia del encuentro, por encima de la derrota, un claro ejemplo del desasosiego que imperaba en la expedición rojilla. «No queremos hacernos sangre, pero él está bastante desanimado», afirmaba el preparador extremeño. También Pacheta, técnico del Valladolid, quiso mandar un mensaje de ánimo al futbolista del Mirandés, otro ejemplo de que todos los presentes en estadio Nuevo Zorrilla se temen que pueda tratarse de un percance grave.

Serán las pruebas médicas a las que se someterá mañana las que permitirán determinar con más exactitud el alcance de la lesión pero las primeras impresiones no son positivas porque además el atacante ya sabe lo que es pasar por una situación similar. Y es que en noviembre de 2019 sufrió la rotura del ligamento cruzado de su rodilla derecha cuando jugaba en el filial del Villarreal y era uno de los canteranos más prometedores del submarino amarillo.

La lesión frenó en seco la evolución de un jugador que estaba listo para dar el salto de categoría. De hecho, unos meses atrás había llegado a un acuerdo con el Almería para irse cedido al conjunto andaluz, pero la llegada del jeque truncó sus planes porque el nuevo propietario decidió romper el contrato argumentando que no quería en su plantilla a futbolistas a préstamo sobre los que no tuviera opción de compra.

El Málaga se interesó por su situación, pero los problemas económicos del club andaluz impidieron que se pudiera tramitar su ficha ya con la competición en marcha. Simón regresó al filial del Villarreal para continuar jugando, pero la lesión de rodilla sufrida en un duelo ante el Valencia Mestalla le obligó a pasar por el quirófano y estar casi una temporada en blanco.

Una vez recuperado, fichó por el Cartagena, club en el que tuvo un papel secundario a la sombra de Rubén Castro. En el mercado invernal de la pasada temporada, el Mirandés le rescató del ostracismo. A pesar de que en su primera etapa en Anduva no llegó a hacerse nunca con el puesto en el once, tras desvincularse definitivamente del Villarreal este verano, Chema Aragón decidió apostar por su fichaje y darle la oportunidad de consolidarse en la división de plata.

Este año está teniendo mucho más protagonismo y ha participado en 13 partidos, nueve de ellos como titular. En Valladolid disputó su tercer partido consecutivo desde el inicio, pero la mala suerte se ha cebado otra vez con el delantero andaluz cuando estaba en su mejor momento.

Por ahora nadie quiere confirmar el diagnóstico hasta no tener los resultados de las pruebas médicas pero tampoco se oculta el temor a que Simón sufra una lesión de gravedad que le mantenga varios meses alejado de los terrenos de juego, lo que privaría al Mirandés de uno de sus jugadores con más gol.