Esta imagen se ha convertido en habitual cada vez que los últimos clasificados visitan Anduva / la liga

Siete goles encajados en los 3 últimos partidos ralentizan la progresión

Tras mantener la puerta a cero en los dos primeros, en los siguientes solo ha podido sumar tres puntos de los 9 que se han puesto en juego

ÁNGEL GARRAZA

Si en las dos primeras jornadas, el Mirandés cimentó su buen inicio de competición después de dejar la portería a cero y, además, por la calidad que atesoran sus jóvenes jugadores, en las siguientes, a excepción del duelo contra Las Palmas, al que hizo cuatro dianas, los tantos encajados le suponen una rémora para su indudable progresión.

Dos goles logró el Sporting de Gijón, que se quedó con los tres puntos; otros tantos anotó el bloque insular, pero recibió cuatro y tres hizo el Alcorcón en la última jornada disputada en Anduva. La conclusión es que de los nueve puntos en juego durante este tramo, después de que el equipo de Lolo Escobar lograra mantener la puerta a cero en los dos primeros compromisos, solo se ha quedado con tres.

Tras el choque ante el cuadro canario, el propio entrenador extremeño reconocía que «no podemos ir a partidos de intercambios de goles, 4-2, 4-3, porque eso no sería bueno para el futuro». Y es que es prácticamente imposible puntuar si se reciben dos o tres tantos por duelo. Lo normal será perder, salvo alguna excepción como ocurrió en la jornada anterior, cuando el Mirandés se desmelenó en ataque y firmó cuatro.

Ojalá sucediese, pero se da por hecho que ningún equipo, el Mirandés tampoco, va a ser capaz de marcar de media tres, cuatro goles por encuentro, que es lo que habría necesitado el conjunto rojillo en sus tres últimas comparecencias. Y menos posible aún en una competición tan igualada en la que cualquiera se puede llevar los tres puntos a un partido, como ha quedado demostrado todos estos últimos años.

El último conjunto en visitar Anduva hizo tres dianas y de esta forma es complicado no ya ganar sino puntuar. Málaga y Amorebieta no marcaron y los jabatos se quedaron con 4 de los seis puntos en juego. Buena media. Pero los tres siguientes adversarios que se han cruzado en su camino han anotado dos y tres tantos respectivamente. Demasiados para poder ir creciendo.

El magnífico primer periodo certificado ante los canarios no debe tapar otras debilidades que, a día de hoy, aún tiene el equipo y que en el cuerpo técnico y en el propio club conocen. De ahí que desde el primer instante se lanzaran mensajes desde dentro para mantener los pies en el suelo. Ilusión, sí, siempre, pero con cautela. El Alcorcón se lo ha recordado este fin de semana.

Fruto de su inexperiencia y de su inconsistencia defensiva, los mirandesistas son una presa fácil cuando el rival ataca. Así se ha comprobado en los tres últimos choques. E, incluso, Málaga y Amorebieta dispusieron de llegadas suficientes como para haber hecho más daño en determinados momentos de los partidos.

Aun así, una de las pocas noticias positivas que ha dejado la última jornada es que Camello lleva ya tres goles en solo dos encuentros disputados con el equipo de Miranda. El futbolista cedido por el Atlético de Madrid está respondiendo con dianas a la confianza depositada en él.