Un serio aviso para el 'play off'

Borja Jiménez y los jugadores tienen trabajo por delante antes de llegar al tramo decisivo de la temporada. /A. G.
Borja Jiménez y los jugadores tienen trabajo por delante antes de llegar al tramo decisivo de la temporada. / A. G.

La plantilla del Mirandés interioriza lo que no se hizo bien en Las Gaunas y que solo consta un triunfo en los seis partidos de liga disputados ante equipos de la fase de ascenso

ÁNGEL GARRAZA

«El mal partido nos va a hacer espabilar». Paris es claro y no se anda con tapujos porque repetir la imagen y el resultado que el segundo clasificado del grupo dio y se llevó tras el choque en Las Gaunas conducirá a la eliminación, a las primeras de cambio, del 'play off' que arrancará de forma inminente, ya este mes, el último fin de semana. La afición, que sí respondió en Logroño y fue lo único positivo que se llevó el club de la jornada, no espera eso. La plantilla y el cuerpo técnico ya han recibido algo más que un serio aviso.

Una advertencia que ha llegado cuando se ha medido a un equipo de cierto nivel, ya clasificado para la fase de ascenso, con más calidad en las líneas ofensivas que otros muchos rivales del Grupo II que aunque lo intentaron no pudieron aprovecharse de los desajustes defensivos, así como de la facilidad que tienen los adversarios para llegar al área rojilla con peligro cuando el Mirandés no tiene el balón, lo que responde a las características de un plantel muy técnico en el centro del campo, y muy joven, pero con menos cualidades a la hora de desbaratar el juego ofensivo de los oponentes. «Necesitamos más el balón fuera de casa», resume el lateral.

Ni se aprovecharon, otros conjunto, de su imprecisión en el ataque, con escaso acierto en los remates y en las decisiones que se adoptan a la hora de dar el último pase que ha exteriorizado la plantilla durante un tramo de la temporada.

Sin obviar la enorme diferencia que existe, en la segunda vuelta, entre el equipo que juega en Anduva (se han visto muy buenos partidos, con un fútbol muy vistoso) al que lo hace a domicilio. Son los mismos jugadores pero el comportamiento, en algunos casos, no es igual. Ni mucho menos.

Aun con todo, este varapalo ha llegado a tres semanas vista de lo importante, la fase de ascenso, todavía con tiempo (tampoco demasiado) para buscar soluciones y trabajar en ese camino. Es la lectura positiva que se extrae en el plantel tras el desaguisado que se vio en el campo, precisamente en un duelo que es lo más parecido que se va a encontrar el bloque rojillo en la fase de ascenso.

«El Mirandés ha dado la cara ante los equipos de arriba», se repite tanto desde el vestuario como del organigrama técnico, si bien lo cierto es que, en algunos casos, no en Logroño, ha sido más en cuanto a sensaciones que en resultados. Porque el Mirandés ha jugado ya los seis encuentros ante los equipos de 'play off' (Racing y UDLogroñés ya clasificados y con el Barakaldo, muy cerca de sacar el billete) y, sin embargo, los marcadores no han sido en el cómputo global beneficiosos para la escuadra rojilla en estos emparejamientos ante rivales directos. Lo más parecido a la fase de ascenso que jugará dentro de 23 días.

Solo consta una victoria en los seis choques, la lograda ante la UDLogroñés en Anduva en el mes de diciembre por 1-0. Y, precisamente, no se obtuvo siguiendo los parámetros instaurados por Jiménez esta temporada. En aquella ocasión, fue dominado por los riojanos y en uno de los escasos acercamientos de los locales, Sergio marcó tras una acción a balón parado el gol del triunfo.

Tres puntos que no ha vuelto a sumar el Mirandés ante los primeros en la tabla. La campaña arrancó, en el segundo partido, ante el Racing en Anduva, envite que se saldó con empate a un tanto. La temporada solo daba sus primeros pasos y enfrente se encontraba el 'todopoderoso' Racing, que esta campaña sí ha hecho valer su poderío, en todos los sentidos, al menos en la fase regular del curso.

El siguiente conjunto que visitó Anduva fue el Barakaldo. Los rojillos no tuvieron tino ante el marco contrario después de crear numerosas ocasiones de gol, otro lastre de este ejercicio, y solo se quedaron con un punto. Merecieron más botín, pero no llegó. Solo sensaciones, no el resultado, que en un 'play off' es lo que manda.

La segunda vuelta comenzó, en el segundo compromiso, con la vuelta en El Sardinero, un duelo que quizás ha marcado el devenir del equipo en el segundo tramo del campeonato a causa del desenlace que se produjo cuando el Mirandés, a falta de solo 6 minutos para el final, ganaba 1-2 al líder. Dos fallos condenaron después al equipo a no luchar por el título.

Los de Jiménez, en el siguiente desplazamiento, ganaban 0-1 al Barakaldo cuando ya había transcurrido el minuto 80. Al final, los de casa igualaron la contienda. Y el 3-0 cosechado en Las Gaunas está todavía muy fresco en la memoria colectiva del mirandesismo. No tiene nada que ver porque los cruces a doble partido en la fase de ascenso son otra historia, pero si se analizan los emparejamientos, ida y vuelta, ante los equipos de 'play off', los rojillos no salen bien parados precisamente.

«El mal partido en Logroño nos va a hacer espabilar». Mejor tirar de autocrítica ahora, cuando hay tiempo y con el único y sano propósito de mejorar, que no cuando ya sea innecesario. El sueño se mantiene.