Dos semanas para ver todo el potencial

El director deportivo del Mirandés, Chema Aragón. /A. G.
El director deportivo del Mirandés, Chema Aragón. / A. G.

Aragón asume que los jugadores llegaron «en goteo», pero cree que cuando la plantilla se acople más y recupere efectivos se verá un Mirandés más real

ÁNGEL GARRAZA

El primer mes de competición transcurrido da para efectuar un análisis breve y con carácter de continuidad en las próximas jornadas, máxime cuando buena parte de la plantilla del Mirandés, principalmente los jugadores más ofensivos, fueron llegando en la recta final del mercado de verano. Algunos futbolistas, incluso, recalaron 'tocados' y otros se han lesionado en pretemporada o en el comienzo de la Liga, así que todavía no se ha visto al verdadero equipo que tiene la misión de pelear por el ascenso. «En cuestión de un par de semanas vamos a ver el auténtico potencial de toda la plantilla», subraya Chema Aragón.

El director deportivo del club recuerda que «ya llegó Galder (Cerrajería, que reapareció el pasado domingo tras lesionarse al final del primer duelo ante el Estella), se ha incorporado David Prieto, falta solo Álvaro Bravo y cuando sumemos todos y estemos ya el conjunto de la plantilla, es cuando se verá todo el potencial que tenemos».

Son circunstancias que, junto al acoplamiento de las piezas que se va produciendo a medida que pasan los días, permitirán que el bloque esté, además de disponible, ya más conjuntado. «Asumo la responsabilidad del goteo, de haber llegando los jugadores poco a poco. A día de hoy, Claudio y Matheus llevan ya cuatro semanas, con la presente, con sus compañeros, debutaron en la segunda jornada y se van adaptando todos, incluido 'Guille', que es el último que ha llegado».

Aun así, el responsable de los fichajes de la plantilla considera que «el equipo, este mes, ha competido bien; hemos tenido un calendario difícil al recibir a un directo rival tanto en la Liga como en la Copa. Cuando hemos podido cerrar las operaciones han venido pero, a día de hoy, en general estoy contento de lo que ha llegado, todo el mundo viene con la idea clara de dónde está y de competir al máximo».

La temporada da sus primeros pasos y «esto es muy largo. Si hacemos la comparativa con la campaña anterior tenemos mucho que perder porque quedamos campeones de liga, pero el objetivo es llegar al otro mes de competición, al último, con otras opciones y un mejor resultado final».

¿Y en cuanto a juego? «Yo he estado las dos temporadas aquí. El año pasado, al final, se acababa ganando, veíamos la clasificación y estábamos arriba. Me gusta, ahora, que se valore el juego porque si minimizas al rival, haces que apenas tire a la portería y dispones de ocasiones y de veinte disparos, lo normal es que los puntos caigan de tu lado», expone Aragón en el primer balance que efectúa acerca de la carrera de fondo que es la competición.

También –apunta– «en la temporada pasada nos sonreía un poco más la suerte porque en la actual, en la última acción ante el Izarra perdimos dos puntos y el otro día se mereció ganar y solo se sacó uno». Son cuatro puntos menos que, de haberlos conseguido, se igualaría lo logrado hace un año en el mismo número de encuentros.

La plantilla, recalca, «está bastante equilibrada, es bastante más joven que la del año pasado, lo que tiene sus pros y sus contras, pero me quedo con la parte positiva y con que tenemos buenas piernas para correr y trabajar».

Esta vez, hay más cedidos que en anteriores ejercicios. «El mercado cada día es más complicado para el Mirandés, no es fácil a nivel presupuestario porque parece que, de nuevo, hay una inyección económica importante en esta categoría. Vimos mucho fútbol el año pasado, había referencias y está claro que en Segunda B, a diferencia de Segunda, es más difícil hacer plantillas a más de un año vista».

Aragón se encontró con doce efectivos con contrato, así que «he optado por traer a los mejores futbolistas en ese equilibrio calidad-precio, no solo porque viniesen en calidad de cedidos».

Se muestran, en definitiva, satisfechos en el club porque «no solo yo estoy contento de lo que veo en el equipo y, por eso, soy optimista. También la gente acabó contenta con el último partido. Ahora hay que intentar ser más eficaces ante la portería contraria».

Lo que intentará aplicar el conjunto rojillo en la próxima comparecencia. «Tenemos un partido complicado ante un rival que acaba de ascender, pero no conoce la derrota y tiene los mismos puntos que nosotros; va a apretarnos. Nos vamos a quitar tres salidas a campos de hierba artificial», señala ante la visita el domingo a Ganzábal, en Langreo.

 

Fotos

Vídeos