Una semana para realizar dos fichajes

Chema Aragón es el director deportivo del Mirandés. /A. G.
Chema Aragón es el director deportivo del Mirandés. / A. G.

Las incorporaciones al Mirandés se demoran y llegarán en la recta final de un mercado que concluye el día 31 de enero

ÁNGEL GARRAZA

Calma y paciencia. Son las palabras que más se repiten desde el organigrama técnico del Mirandés cuando se refieren a la trayectoria del equipo en la competición y que, ahora, se reproducen ya en la recta final del último mercado habilitado para contratar esta temporada jugadores. A falta de una semana para que concluya el plazo, solo se han producido salidas, las de los veteranos Rúper y Prieto, y todavía no se han contabilizado llegadas de futbolistas que ocupen las vacantes en una plantilla que solo se ha quedado con 19 efectivos.

Habrá incorporaciones, que se sumarán al equipo a «última hora». No es un procedimiento novedoso porque en el club rojillo ya han llegado jugadores en anteriores temporadas poco antes de que la Federación cerrase la puerta a los fichajes.

Antonio Martínez (Real Madrid), Luis Morán (exSporting) o Fernando Llorente (exMurcia) son solo algunos ejemplos de efectivos que recalaron en Miranda el último día y de que esperar hasta el final no es algo nuevo. Los futbolistas suelen rebajar sus pretensiones cuando está a punto de expirar el mercado y los acuerdos se suelen cristalizar pocas horas antes de que concluya el día 31 de enero.

No es descabellado que vaya a pasar algo similar esta temporada en el Mirandés. «No queremos fichar por fichar, sino que tiene que venir algo que complemente lo que ya tenemos». Así se expresan tanto Borja Jiménez como el director deportivo, Chema Aragón, una vez que se truncó la llegada de Antonio Pino, delantero que un día después recaló en el Alcoyano.

«Cuando más movimiento hay es en los últimos días», admite el encargado de efectuar las contrataciones. Tras la fallida llegada del punta cordobés, que era el elegido, la urgencia dio paso a un periodo, que aún perdura, de supervisión y tanteo entre los ofrecimientos que llegan y los deseos del inquilino del banquillo para completar un plantel con el que intentar dar el salto de manera definitiva a partir del mes de mayo a la categoría superior.

Una vez que es de sobra conocido que en la entidad se desechan jugadores con una alta ficha en la categoría de bronce, conjuntar disponibilidad económica y cualidades de los futbolistas que hagan crecer al equipo es el cometido que tiene actualmente Aragón.

Así que aunque no se descarta que en próximas días se anuncie uno de los fichajes (se busca, principalmente, un delantero y un centrocampista) todo hace indicar que las novedades llegarán en la recta final.

Es uno de los jugadores cuyo nombre ha salido a la palestra como posible refuerzo. Se trata de un delantero, de origen paraguayo, que pertenece al Nàstic de Tarragona, club con el que fichó por cuatro temporadas este pasado verano.

El club catalán lo cedió al Ebro, equipo de la misma categoría que el Mirandés (es undécimo del Grupo III), donde milita actualmente. Rodrigo Cuenca tiene 22 años, se caracteriza por ser un punta rápido e incisivo (mide 1,72 metros) y, al parecer, es uno de los futbolistas por los que ha preguntado el Mirandés.

En su actual conjunto solo ha participado en ocho encuentros y él busca más presencia sobre el terreno de juego y su club propiciar que juegue más porque es su apuesta de futuro. En las tres temporadas anteriores jugó en el Atlético Baleares, también de Segunda B, destino que podría volver a tener ahora este futbolista sudamericano.

Mientras llegan los fichajes no se espera que haya más salidas del club tras las dos protagonizadas por Rúper y Prieto, quienes no entraban en los planes de Jiménez. Claudio Medina se quedará en el Mirandés pese a que en medios ilicitanos se señaló en fechas recientes que la intención del Elche era repescar a este jugador cedido al equipo rojillo hasta el mes de junio.

 

Fotos

Vídeos