Semana larga para preparar el vital duelo ante la Real B

T. C.

Tras la sesión de recuperación desarrollada ayer en el Campo 2 de los anexos de Anduva por el ingente desgaste acometido en el Toralín el pasado domingo, el cuadro de a orillas del Ebro dispondrá de varias jornadas de entrenamiento para preparar el importante duelo del próximo lunes, 13 de diciembe, frente a la Real B.

El filial donostiarra, que encadena 3 partidos consecutivos sin ni si quiera puntuar en Liga (derrotas ante Girona, Tenerife y Burgos), tiene una doble cara y, pese a ocupar el penúltimo puesto de la clasificación de la Liga SmartBank, podría adelantar al Mirandés en caso de ganar en Anduva.

Los pupilos de Xabi Alonso cuentan con 17 puntos en la tabla, 11 de los cuales han llegado actuando a domicilio, ya que fuera de casa han cosechado 3 de las 4 victorias que tienen esta campaña. Estos datos reflejan que el filial donostiarra es más peligroso cuando le toca hacer las maletas que cuando, como el pasado fin de semana, ha de soportar la condición de local en el Reale Arena. De hecho, son el décimo mejor equipo de Segunda cuando juega de visitante, mientras que es el segundo peor local.

Está previsto que el Mirandés descanse hoy para volver mañana a los entrenamientos matinales. Los rojillos tampoco están haciendo valer el fortín de Anduva este curso, han cosechado en Miranda 11 puntos de los 20 que acumulan en el zurrón, y ha besado la lona en la mitad de los 10 choques disputados en casa hasta la fecha.

Tanto rojillos como donostiarras dan la sensación de encontrarse más cómodos a domicilio, donde acostumbran a encontrar más espacios para correr a la espalda del rival. A buen seguro influirá, en el peso de actuar como local, la edad media de ambas plantillas, las más jóvenes de la categoría de plata, ya que el cuadro de Lolo Escobar tiene 23,6 años de media y el de Alonso se queda en 21,9 años.