Una Segunda División que suena a Primera

El conjunto rojillo debutará contra uno de los gallitos de la categoría, el Rayo, el 17 de agosto en Vallecas. /A. G.
El conjunto rojillo debutará contra uno de los gallitos de la categoría, el Rayo, el 17 de agosto en Vallecas. / A. G.

El Mirandés se medirá esta temporada a 17 equipos que han militado en Primera División en los últimos veinte años; Alcorcón, Fuenlabrada, Lugo y Ponferradina, los que aún no lo han lograron

TONI CABALLERO

La dificultad de las consecuencias que entraña un ascenso de categoría se ven reflejadas en diversas vertientes. El Mirandés afronta una campaña en la que tendrá que recorrer muchos más kilómetros que dentro del cómodo Grupo II de Segunda División B. De los 2.892 kilómetros que realizó el equipo durante la última campaña pasada, repartidos entre 19 encuentros, a 152 kilómetros de media por desplazamiento; se pasará a los 13.543 kilómetros, divididos entre 21 choques y 645 kilómetros de media por viaje, que depara el próximo curso.

Los rojillos multiplicarán por 4,68 sus trayectos, algo que también repercute en la preparación de los encuentros, así como en la logística y el descanso. Sin embargo, la distancia no se erige como la mayor dificultad de un campeonato que está compuesto por 22 equipos, 17 de los cuales han jugado alguna temporada en Primera División a lo largo de las dos últimas décadas.

Así se presenta un torneo en el que los pupilos de Andoni Iraola sólo se enfrentarán a cuatro equipos sin experiencia en la elite: Ponferradina, Lugo, Fuenlabrada y Alcorcón; condición que también comparte el Mirandés. La Liga 1|2|3 ofrecerá la oportunidad de disfrutar de clásicos del fútbol nacional en Anduva.

El Albacete ha disputado un total de 7 temporadas en Primera durante toda su historia, la última la 2004-2005, y cerca estuvo de retornar la campaña pasada, pero pereció en el play off de ascenso. Por su parte, el Cádiz descendió de la máxima categoría un año más tarde, en la 2005-2006 y, pese a ser un habitual de Segunda (40 temporadas), ha competido un total de 12 veces en el primer peldaño.

El Numancia, uno de los rivales más próximos del Mirandés en el curso entrante, ha completado 4 temporadas en Primera y la última vez que formó parte de la elite fue en la 2008-2009. Mientras, el Tenerife, un clásico de la división de plata con 42 actuaciones, también sabe lo que es jugar en Primera, concretamente 13 años, y la última vez que descendió fue en la 2009-2010.

Viajando hasta la Comunidad Valenciana, el Elche se mantuvo en Primera División de 2013 a 2015, dos campañas consecutivas, antes de atravesar su particular calvario con descensos hasta Segunda División B. Los ilicitanos saben lo que es Primera y ambicionan volver para continuar sumando años a sus 21 temporadas en la elite. Curiosamente veinte años se cumplen desde que el Extremadura, verdugo del Mirandés en el play off de ascenso de la temporada 2017-2018, militase en Primera División comandado por Rafa Benítez. Los de Almendralejo sólo han estado dos veces en la primera categoría, la última en el curso 1998-1999.

La historia del Girona refleja que es un club con mucha presencia en Segunda y Tercera, 22 y 44 años, respectivamente. Sin embargo, su crecimiento en los últimos años ha sido exponencial llegando a codearse con los mejores. Los gerundenses acaban de descender a la división de plata y parten como uno de los favoritos para ocupar las primeras posiciones en el torneo entrante.

Condición que también comparte el Málaga, que cerca estuvo de ascender el pasado mes de junio y que la última vez que pisó Primera fue en la temporada 2017-2018. De las últimas dos décadas, los de la Rosaleda han militado 17 en la máxima categoría, por lo que siempre son candidatos al ascenso cuando concurren en la categoría de plata.

Si hablamos de equipos clásicos del fútbol español es imposible eludir al Real Zaragoza. Pese a que no atraviesa un gran momento y acumula 7 temporadas en Segunda, los maños cuentan con 58 participaciones en Primera a lo largo de su historia y son el noveno clasificado en el histórico de la Primera División. Con Víctor Fernández al mando y la Romareda empujando, su objetivo volverá a ser ascender.

En otra vertiente, el único de los conjuntos recientemente ascendidos que puede ser considerado clásico es el Racing de Santander. La última vez que los cántabros militaron en Primera fue en la 2011-2012 y, desde entonces, cinco de los últimos siete años los han pasado en el la categoría de bronce. Tras su paso por el infierno, el conjunto santanderino retorna a una división más acorde a la dimensión de su historia y de la ciudad que defiende.

El Rayo Vallecano será el primer rival del Mirandés, el 17 de agosto en Vallecas. Los madrileños acaban de descender y alternan presencias en Primera y Segunda durante la última década, cinco y cinco. El Deportivo de la Coruña es junto al Zaragoza, el rival con más historia de la competición con 45 participaciones en la elite y títulos de Liga y Copa en sus vitrinas. Descendió a Segunda en la campaña 2017-2018 y necesita retornar con bastante inmediatez.

Las dos escuadras asturianas también conocen la Primera División perfectamente. El Real Oviedo descendió en 2001 después de varias décadas con mucha presencia en Primera. Sin embargo, ha vivido un infierno desde entonces con travesías por Tercera y la amenaza de la desaparición incluidas. El Sporting de Gijón, por su parte, acumula 42 cursos en la máxima categoría, es otro clásico y descendió en el año 2017.

El Huesca es el ejemplo de un equipo humilde en crecimiento. Acaba de descender de Primera tras una meritoria campaña en la división de oro, la única en su historia. Los oscenses son un conjunto con tradición en Tercera, hasta 30 años, y con sólo 8 temporadas en Segunda División. El Almería se ha codeado con los mejores hasta en seis ocasiones y la última temporada en la que estuvo presente en la elite del fútbol español fue la 2014-2015. Por último, la Unión Deportiva Las Palmas, con 34 participaciones en Primera y un segundo puesto alcanzado en la temporada 1968-1969, luchará por volver de nuevo tras su descenso en 2018.

Estos son los rivales que habrá de enfrentar el Mirandés dentro de una Liga 1|2|3 repleta de nombres reconocibles, de clásicos a la espera de mejores tiempos.