Borrar
Nacho Castillo viajó con la expedición. Avelino Gómez
Seguir la dinámica ante un rival moribundo

Seguir la dinámica ante un rival moribundo

El Mirandés, invicto los cuatro últimos duelos, visita a un Málaga que si no gana esta noche será de Primera RFEF

Ángel Garraza

Sábado, 13 de mayo 2023, 00:00

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La tranquilidad que da haber conseguido el objetivo antes de tiempo. Con ese argumento, pero conscientes de que aún hay retos por los que continuar hasta el último sábado del mes de mayo, viajó ayer la expedición mirandesista en avión vía Madrid al objeto de pernoctar en tierras malacitanas, que es donde han dormido esta pasada noche para afrontar hoy (21 horas, La Rosaleda) la antepenúltima jornada de Liga frente a un adversario, el Málaga, moribundo al que solo le falta certificar el descenso de categoría.

Aun ganando al Mirandés podría bajar igual, pero lo que es seguro es que todo lo que no sea que el representativo de este club histórico en el fútbol profesional, que acumula 25 años consecutivos en Primera y Segunda División (llegó a jugar la Liga de Campeones en la campaña 2012/13) sume los tres puntos hoy ante los rojillos, supondría certificar que es equipo del tercer escalafón futbolístico español.

Mientra tanto, los pupilos de Etxeberria afrontan este duelo con el deber cumplido. Sin embargo, tal y como resaltaba esta semana Gelabert a preguntas formuladas por este periódico, «queremos seguir sumando para quedar lo más arriba posible».

A falta de tres choques para que se baje el telón de la Liga, se puede mover en una horquilla que abarca la séptima y la decimoctava posición de la tabla. Es a lo máximo que puede aspirar y a lo más bajo que puede caer. La diferencia entre quedar lo más arriba posible y lo más bajo es nada menos que de un millón de euros. Además, se trata de intentar batir el récord de puntuación. Para cualquiera, pero con más motivo para una entidad como el Mirandés, es una cantidad económica que no se puede desdeñar.

Tiene complicado finalizar en la séptima plaza, pero cuanto más se acerque, mejor para todos: para los propios futbolistas y para la entidad.

Con las bajas habituales del portero Ramón Juan, el lateral Sergio Santos (sufre un proceso gripal, según se señaló desde el club) y el extremo Nico Serrano, el once inicial, en esta oportunidad, se presenta con más incógnitas de lo normal porque habrá cambios en la alineación. Eso es seguro, aunque el entrenador prefirió no adelantar nada hasta la hora del choque. Algunos futbolistas con menos minutos serán de la partida.

Al otro lado del campo se colocará un Málaga herido de muerte. Está a 8 puntos de la salvación con sólo 9 por disputarse. Tendría que ganar todo lo que queda y que los de arriba pinchen. Parece que los cuatro puestos de descenso son ya definitivos; con dos seguro (Lugo e Ibiza), Ponferradina y el cuadro boquerón están al borde de consumarlo.

Pellicer confirmó el día anterior que el mediocentro Ramón Enríquez es la única baja que tienen para esta cita, además de la de larga duración de Haitam, futbolista que se recupera de una rotura del ligamento cruzado.

El encargado de dirigir la contienda será Caparrós Hernández, árbitro adscrito al Comité valenciano. De 33 años, esta temporada ha 'pitado' al Mirandés en Mendizorroza (1-0), donde mostró cinco cartulinas amarillas, y en Anduva contra la Ponferradina (2-1), choque en el que exhibió seis tarjetas y otra más roja, precisamente a Gelabert tras recibir dos amarillas. En el VAR estará Prieto Iglesias.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios