El colista Alcorcón será el próximo rival del Mirandés tras el parón. / Avelino Gómez

La salvación sigue barata otra campaña

Se situaría en 47 puntos, puntuación que no varía con el paso de las jornadas; es la misma que logró el Lugo, decimoctavo, en la 20/21

ÁNGEL GARRAZA

Los cálculos son sencillos porque es el Mirandés el equipo que marca actualmente la permanencia en Segunda División. A día de hoy, tiene 26 puntos, cinco más que el Amorebieta, el primer conjunto que descendería de acabar ahora la competición oficial. Ese promedio llevaría una vez transcurridas las 42 jornadas a necesitar 47 puntos para certificar la continuidad en la categoría de plata el curso 2022/23.

Es una puntuación que no varía con el paso de las jornadas. Entre otras razones porque los cuatro últimos clasificados están acaparando muy pocos puntos, lo que impide que la salvación se encarezca. El Alcorcón, colista, solo ha ganado dos partidos (Mirandés y Burgos) y del último hace ya tres meses; la Real Sociedad B está pagando la inexperiencia de cualquier filial en una competición profesional y únicamente contabiliza cuatro triunfos. El último lo logró en El Molinón frente al Sporting hace ya exactamente dos meses.

Y el Fuenlabrada y el Amorebieta solo suman tres victorias en 23 jornadas. Los madrileños certificaron la última hace tres meses al derrotar al Leganés en el derbi de la Comunidad y los vizcaínos obtuvieron la más reciente el 5 de diciembre en Málaga (1-2).

El pobrísimo bagaje que presentan los cuatro últimos clasificados posibilita que la salvación siga estando muy barata, una tónica que no ha cambiado conforme se acumulan los partidos. Exigen menos a los que se ubican por encima de ellos. Acto seguido, aparece un Mirandés, con siete triunfos en su haber. Todavía no sabe lo que es caer este curso a puestos de descenso a Primera RFEF.

El devenir de la Liga pone de manifiesto que los puntos necesarios para obtener la permanencia serán, salvo sorpresa, prácticamente los mismos que contabilizó el Lugo el curso pasado para seguir en Segunda: 47.

La de la anterior campaña, así como la puntuación de la actual, revelan que es la más baja que consiguió en las últimas temporadas el equipo que acabó en el decimoctavo lugar de la tabla en el segundo peldaño del fútbol nacional.

51, en la 19/20

Así, en la 19/20, la Ponferradina, que se salvó in extremis, requirió 51; cuatro más que ahora o, lo que es lo mismo, necesitó puntuar en otros dos encuentros más: ganar uno e igualar otro. En la 18/19, se repitió protagonista y puntuación, porque fue el Lugo el primero en salvarse tras llegar a los 47 puntos.

En las anteriores, en cambio, el Almería se garantizó la continuidad con 48 en dos temporadas (17/18 y 15/16) y el Alcorcón tuvo que alcanzar los 50 en la 16/17.

Cabe recordar que el Mirandés, en la 13/14, bajó con 50 puntos, aunque los problemas económicos del Murcia devolvieron a los rojillos a la categoría. Salvo que se produzca un arreón inesperado de los conjuntos peor clasificados, no apunta esta vez a que el último fin de semana del próximo mes de mayo sea de obligado cumplimiento tener que sumar 50 o más puntos.

El bloque mirandesista, en cualquier caso, figura más cerca del pozo –5 puntos– que de las posiciones de privilegio –11– que marca el Girona, sexto. Si bien, se encuentra a la misma distancia del descenso que de la zona media de la tabla, donde aparecen Ibiza y Málaga, décimo y undécimo respectivamente, con 31 puntos cada uno.