Borrar
Carlos Martín fue fundamental en la victoria ante el Burgos y será la referencia ofensiva rojilla hasta final de temporada. Avelino Gómez
La salvación del Mirandés pasa por A Malata contra uno de los mejores locales

La salvación del Mirandés pasa por A Malata contra uno de los mejores locales

El cuadro rojillo se mide hoy (20.30 horas) al Racing de Ferrol en un partido que se prevé «largo» y con distintos objetivos en juego

Toni Caballero

Miranda de Ebro

Domingo, 28 de abril 2024, 23:31

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Mirandés saltará hoy al césped del histórico Estadio Municipal de A Malata, situado junto al paseo marítimo en la ensenada de A Malata y el Recinto ferial de Punta Arnela, en el municipio coruñés de Ferrol, con el objetivo de dar un manotazo a a la clasificación y encadenar dos triunfos consecutivos que ayuden a vislumbrar la permanencia. El Racing de Ferrol sólo ha cedido una derrota como local este curso, ante el Oviedo a mediados de enero, y es el octavo mejor anfitrión de la categoría de plata. Asimismo, se encuentra inmerso en la pelea por hacerse con un billete para la promoción de ascenso, por lo que el cuadro de Miranda se ha preparado para plantear un partido «largo», de digestión lenta, que tal vez pueda premiar la paciencia.

El valiosísimo triunfo contra el Burgos fue una suerte de respiro para la afición rojilla, pero el fantasma del descenso sigue pisando la sombra del conjunto de Lisci, que también necesitará sumar unidades lejos de Anduva para lograr la salvación. Los jabatos sólo han sumado 2 victorias y 7 empates fuera de Miranda esta campaña, es el quinto peor visitante de Segunda, pero tienen en el encuentro recientemente desarrollado en el Carlos Tartiere el ejemplo claro de cómo ha de plantearse un duelo a estas alturas del campeonato.

Oviedo será la brújula para poder sacar algún punto de tierras gallegas. Los ferrolanos han ganado 9 partidos en casa este año, entre ellos los últimos 3 ante Elche, Valladolid y Huesca, pero también se han dejado 8 empates por el camino. Se trata de un equipo muy equilibrado, que juega de memoria porque cuenta con jugadores que se conocen desde hace tiempo, como ya advirtió Alessio Lisci en la previa del partido de la primera vuelta.

El equipo revelación de Segunda ya no pilla por sorpresa a nadie, es un cuadro perfectamente engrasado por el cordobés Cristóbal Parralo que, pese a haber perdido a su jugador más destacado en el mercado de invierno (Carlos Vicente) sigue peleando con los grandes de la categoría gracias a su funcionamiento colectivo. Asimismo, tiene en Pena y Losada sus grandes generadores ofensivos.

El Racing de Ferrol saldrá a por los 3 puntos para seguir enganchado al tren del ascenso. Por su parte, el Mirandés, como ya dejaba entrever Pablo Tomeo entre semana, quiere plantear un partido largo, paciente, en el que puedan aparecer las ocasiones en el tramo final. El control del esférico será clave, pero también las transiciones con jugadores como Gabri o Carlos Martín.

Será el primer encuentro sin el malogrado Pablo Ramón, pieza clave del equipo en el eje de la defensa. Lisci maneja varias opciones para suplir al canterano del Madrid, pero todo apunta a que Tomeo será el que complete la dupla de centrales junto a Barcia. Juan María repetirá en el carril derecho y Jonathan Gómez podría seguir en banda izquierda pese a la conmoción que sufrió ante el Burgos.

Por delante, el técnico italiano ubicará a Tachi, un soldado más que fundamental para la guerra por la permanencia, seguramente acompañado por Sanz y Reina. Chaira, siempre generoso en tareas defensivas, volverá tras cumplir ciclo de tarjetas y la duda podría estar en el acompañante del goleador rojillo, Carlos Martín.

Il Capitano podría guardarse una bala para la última media hora de juego, un revulsivo en caso necesario, y todo apunta que podría estar entre Gabri o La Gumina. La opción de que sacrifique a un medio centro y disponga un once eminentemente ofensivo parece remota. El Mirandés ya sabe lo que es ganar en Ferrol, lo hizo por 1 a 3 en 2009, y hoy volverá a intentarlo en un choque que podría ser un golpe casi definitivo para la salvación.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios