Oriol Rey intenta golpear el balón ante la presión de un jugador del Almería en el último partido en Anduva. / avelino gómez

La Romareda, punto de inflexión

El Mirandés necesita reaccionar de forma urgente ya que Lolo Escobar se juega su futuro en los próximos partidos

RAÚL CANALES

Hace dos años, el Mirandés viajaba a Zaragoza con Andoni Iraola cuestionado por los malos resultados y con muchas dudas sobre el nivel de una plantilla repleta de debutantes en la categoría. La Romareda marcó un punto de inflexión para un equipo que acabó firmando una de las mejores temporadas del club. Lolo Escobar espera que la historia se repita esta noche.

El técnico es consciente de que su crédito está a punto de agotarse y que urge una reacción. Si el Mirandés tropieza en tierras mañas, el preparador extremeño quedará en una situación muy delicada ya que la imagen de las últimas jornadas ha encendido todas las alarmas. No solo hace falta sumar, sino que es importante que se perciba un lavado de cara.

La visita a Zaragoza debe marcar un nuevo punto de partida, pero para eso el Mirandés tiene muchas cosas que corregir. Escobar ha asegurado en los últimos días que tiene un bloque definido, por lo que a partir de ahora no habrá más pruebas sino que intentará dar continuidad a una alineación. Es decir, que los once que salten hoy al terreno de juego serán los 'soldados' a los que Escobar confiará su futuro en los próximos compromisos.

Pero más allá de nombres, es necesario un cambio más profundo que permita al equipo recobrar las sensaciones apuntadas en las primeras jornadas y que se han difuminado con el paso de la competición. Los rojillos han perdido la pegada ofensiva que les permitió maquillar inicialmente algunas de sus carencias y han sido incapaces de mejorar sus números en defensa, una combinación que no solo les ha llevado a ceder puestos en la tabla, sino a mostrar una debilidad preocupante. Y es que el Mirandés ha parecido un juguete en manos de sus últimos rivales, quedando al borde de los puestos de descenso.

Las principales dudas del míster en los compromisos más recientes han estado en la defensa y el centro del campo. Ni Odei ni Capellini acaban de convencer como acompañantes de Anderson, aunque el italiano ha tenido más minutos que el vasco. Algo similar ocurre en el lateral izquierdo, donde la baja de Imanol ha sido suplida por Iago López y Letic sin que ninguno de los dos se haya ganado el puesto.

En la medular, Escobar ha probado casi todas las variantes. Meseguer y Oriol Rey parecen tener un lugar fijo, aunque habrá que ver si el preparador extremeño apuesta por el doble pivote, retorna a la línea de tres o busca la enésima variante táctica para obtener el equilibrio que ha faltado hasta ahora. En cualquiera de las diferentes opciones aparece la figura de Gelabert, que siempre que ha estado bien físicamente ha sido de la partida ya que es del agrado del míster.

En las bandas, Riquelme y Vicente son los futbolistas que más han brillado cuando les ha tocado jugar, con Brugué como revulsivo, aunque en esa zona del campo Escobar tiene muchas alternativas. En la delantera, Camello es intocable por su peligrosidad en el área y por su capacidad de sacrificio a la hora de presionar la salida del rival.

El Mirandés se medirá hoy a un Zaragoza que un año más parece condenado a pelear por la salvación. La temporada pasada los maños sufrieron para mantener la categoría y en verano la plantilla apenas se ha visto reforzada, por lo que disputado el primer cuarto de competición, el equipo merodea las plazas de descenso y no ha dado muchas muestras de que pueda optar a cotas más altas.

La principal virtud de los dirigidos por JIM es la solidez defensiva, ya que son el conjunto menos goleado de la categoría. Por contra, también es el menos realizador. Los problemas para ver puerta se verán agravados esta jornada por las bajas de Vada y Narváez, los dos futbolistas más en forma y con más pegada del Zaragoza. Para reemplazar al argentino y al colombiano, el técnico estudia algunas variantes. Una de las alternativas es adelantar a Adrián y la otra dar entrada a Azón. En la mediapunta, Francho parece el mejor perfilado para ser titular.

Tras ocho empates consecutivos, en La Romareda sueñan con ver la primera victoria como locales de los suyos y que esta cita también suponga el despegue en la clasificación. Una de las ventajas del Zaragoza es que cuenta con una plantilla repleta de futbolistas veteranos, algo que ayuda a soportar la presión en situaciones como la que atraviesa actualmente el club.