Rodrigo Sanz apuntala la delantera rojilla

Rodrigo Sanz, durante el entrenamiento ayer en Miranda. /A. G.
Rodrigo Sanz, durante el entrenamiento ayer en Miranda. / A. G.

El polivalente delantero de 25 años puede jugar tanto en banda como por dentro, deja el Calahorra y se incorpora al Mirandés hasta junio de 2020

ÁNGEL GARRAZA

Hubo acuerdo satisfactorio para todas las partes: Calahorra, Mirandés y jugador. Finalmente, Rodrigo Sanz entrenó ya ayer a las órdenes de Borja Jiménez como nuevo miembro de la plantilla mirandesista. La relación con el club rojillo se extenderá, en principio, hasta el próximo mes de junio de 2020, por lo que firma por lo que queda de campaña más otro año.

Ese ha sido uno de los puntos que ha propiciado el consenso entre todos los implicados. «El jugador ha solicitado la salida del equipo y el Calahorra ha accedido de manera ventajosa para ambas partes», anunció por la mañana la entidad calagurritana en sus medios oficiales.

Minutos después, y una vez cumplimentado todo el procedimiento, el Mirandés hacía oficial el fichaje al reflejar que se comprometía temporada y media tras haber jugado en el conjunto riojano en la misma competición que los rojillos después de que los de Miguel Sola lograron el ascenso a Segunda B.

Rodrigo Sanz Garro (Olite, Navarra, 1993) es «un joven atacante con capacidad para desenvolverse como delantero centro y en toda la línea de tres cuartos, tanto detrás del punta como por las bandas», se señaló desde su nuevo club. El futbolista debutó en Segunda División B con tan solo 19 años en las filas de la Peña Sport y una temporada después formó parte del Tudelano en la categoría de bronce del fútbol español.

Tras pasar por el filial del Club Atlético Osasuna, el Genet Angles francés y el Cirbonero, Rodrigo se enroló la pasada campaña en las filas del Calahorra, donde vivió –hasta este momento– su mejor etapa futbolística. Con el conjunto riojano en Tercera División, el delantero firmó 38 goles, un registro que convirtió al navarro en el máximo goleador de todas las categorías nacionales. Acto seguido, consiguió el ascenso a Segunda División B.

Uno de los tantos más recordados fue el gol que logró en el tiempo de prolongación en el partido de ida frente al Atlético Levante para dar vida en la vuelta a un equipo que, finalmente, logró el ascenso en la tanda de penaltis.

El delantero ha participado en 22 encuentros esta temporada con el Calahorra (2 de Copa). En casi todos, ha sido titular. Suma cuatro dianas, una de ellas la obtuvo, precisamente, frente al Mirandés.

¿Qué dicen en la localidad riojana del nuevo jugador del Mirandés? «Ha sido una de las sensaciones del Calahorra en el regreso del equipo a la división de bronce del fútbol español», apuntan después de conocer que abandonó La Planilla en el último día del mercado invernal.

De carácter afable y cercano, en La Rioja destacan su gran rendimiento y, principalmente, su característica principal: «Es muy desequilibrante por el costado». Este año suma menos goles que en Tercera, algo que puede resultar lógico, pero todo no es marcar. «Es una amenaza constante para el rival», aseguran.

«Muy pocos pueden controlarle en velocidad y en estático, ya que va sobrado con sus fintas y regates», señala Daniel García, quien sigue muy de cerca la actualidad de este equipo. «El salto de categoría ha disminuido sus goles, pero no su proyección ofensiva».

Tal es así que varios equipos punteros de Segunda B han seguido sus pasos para intentar su fichaje. Uno de ellos, el Castellón, que se retiró de la puja con anterioridad.

Ayer ya se ejercitó con sus nuevos compañeros. Fue después e publicar en redes sociales en la que agradeció el apoyo que siempre tuvo en su anterior destino. Ahora, ya es un mirandesista más, cuya misión será aportar su granito de arena para que el primer equipo rojillo logre en primavera el reto en el que está embarcado: subir a Segunda División. De conseguirlo, sería su segundo ascenso consecutivo, desde Tercera.

 

Fotos

Vídeos