DIspuso de unos minutos en el campo de juego del Lugo. / Prensa 2

El retorno de Cesar Gelabert se torna un refuerzo necesario

El centrocampista palentino volvió a vestirse de corto 300 días después y puede aportar talento a la medular rojilla

ÁNGEL GARRAZA

Después de una larga odisea por el desierto, de alrededor de diez meses, para recuperarse de su grave lesión en el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda, César Gelabert volvió a defender los colores del Mirandés el pasado domingo en Lugo. El talentoso centrocampista palentino no dispuso de muchas ocasiones para mostrar su calidad individual en el Anxo Carro, pero el rendimiento quedó en un segundo plano, ya que los 28 minutos que disfrutó sobre el césped gallego sirvieron para confirmar que el futbolista se encuentra recuperado de su lesión.

Tras encadenar varias convocatorias en las que, en última instancia, no salió del banquillo de suplentes, Gelabert volvió a los terrenos de juego el domingo. Joseba Etxeberria está dosificando poco a poco su retorno al equipo, ya que también debe ganar presencia física para ponerse al mismo nivel que sus compañeros, pero resulta evidente que Gelabert puede aportar mucho, sobretodo en la construcción de juego, a un equipo que actualmente parece bloqueado.

El futbolista palentino se rompió el ligamento en el partido de Copa del Rey de la pasada temporada que enfrentó al equipo rojillo y al Rayo Vallecano, 5 de enero. Desde entonces, ha trabajado a marchas forzadas para recuperarse con los preparadores físicos volver lo antes posible, al igual que ocurre con su compañero Simón Moreno.

«Estoy muy feliz. Llevaba mucho tiempo esperando esto. Quería volver a jugar a lo que más me gusta. Quiero agradecer a los compañeros, fisioterapeutas, mi familia y a todo el mundo que me ha ayudado. Ahora ya estoy de vuelta con ganas de trabajar más todavía», apuntaba una vez concluido el choque en tierras lucenses.

Gelabert saltó al campo en detrimento de Pinchi para jugar casi media hora. Centrocampista ofensivo o enganche, de acuerdo a su posición natural, Gelabert partió desde banda izquierda el domingo. Resulta evidente que el palentino puede aportar muchos quilate de calidad a un cuadro, por ahora, sin demasiadas ideas cuando pisa campo rival. De hecho, Gelabert estaba encontrando su mejor nivel como rojillo cuando llegó la lesión. Cabe aguardar para ver si es capaz de dar un paso adelante y liderar el ataque rojillo dándole profundizad en las transiciones y metiendo una velocidad más a la circulación.

«Vi al equipo muy bien. Ahora tenemos el partido del miércoles donde iremos a por los tres puntos. Tenemos que seguir trabajando como lo estamos haciendo. Sabemos que esta liga es así. Hay que seguir currando para pelear por cada partido que venga», avanzó.