Retomar en liga las sensaciones

El Mirandés quiere ganar en Anduva tras empatar en su última comparecencia liguera ante el Bilbao Athletic (1-1). /Avelino Gómez
El Mirandés quiere ganar en Anduva tras empatar en su última comparecencia liguera ante el Bilbao Athletic (1-1). / Avelino Gómez

El Mirandés busca los tres puntos ante la Gimnástica después de acabar en empate los tres últimos partidos del campeonato

ÁNGEL GARRAZA

Toca ganar ya en liga. Es la mentalidad con la que afronta el equipo rojillo, tras tres empates consecutivos ante Real Unión, Bilbao Athletic y Tudelano, el envite de esta tarde (Anduva, 17 horas) frente a la Gimnástica, antepenúltimo en la clasificación y cuyo objetivo es salvar la categoría, una empresa que le va a costar a tenor de la trayectoria que mantiene en la competición.

«El equipo tiene muchas ganas de jugar este partido», asegura Borja Jiménez. El entrenador recuerda no solo las últimas igualadas sino que los blanquiazules ya ganaron a los rojillos en la primera vuelta, en una de las mayores sorpresas que ha deparado el campeonato para los pupilos del técnico mirandesista.

Así que cualquier resultado hoy que no sea un triunfo rojillo ante la afición constituiría otra sorpresa de superior calado que la cosechada hace cuatro meses y medio en El Malecón. El Mirandés no quiere dejarse llevar en lo que queda de liga pese a que tiene ya muy encarrilada su participación en el 'play off' y que el primer puesto está poco menos que inalcanzable. «La mejor manera de llegar bien al mes de mayo es competir y rotar jugadores», dice el míster abulense. De tal manera que esta tarde se espera que coincidan las dos circunstancias.

El Mirandés mereció más en la anterior comparecencia en casa frente al Bilbao Athletic, pero el filial vasco empató pasado el minuto 90 y la imagen que dejó en Tudela, principalmente en la segunda mitad, no es la que se corresponde con un candidato al ascenso ni con la que ya ha demostrado en otros muchos choques (entre ellos, el del miércoles contra el Cornellà) el mismo bloque. Los tres puntos de hoy son tan necesarios a efectos de clasificación como válidos para recuperar sensaciones, resultados y para ir preparando de la mejor posible la próxima fase de ascenso.

Limones en la portería, Melli en la defensa, Guridi y Hugo Rama en la medular y Matheus en la delantera son efectivos que podrían volver al equipo inicial tras no integrar la alineación en el duelo de la Copa Federación. El central no intervino, el guipuzcoano solo disputó tres minutos, el futbolista cedido por el Lugo apenas veinte y Matheus un cuarto de hora. Están más descansados y jugarán si no surgen imprevistos.

Una de las novedades en la convocatoria es la vuelta de Ernest. El ghanés no tiene aún el ritmo adecuado para competir pero completa la lista. Jiménez cuenta con los 18 justos después de la ausencia de Odei, que se encuentra en plena fase de recuperación de la lesión del hombro y de que Carlos Julio está convocado con su selección para medirse a Bermudas. Regresará mañana.

Un adversario agresivo

«Ahora, con el cambio de míster hace unas semanas han dado un paso hacia delante en cuanto a forma de jugar. Vienen de ganar a la Real Sociedad B, que no es nada fácil y será un rival agresivo porque tiene jugadores con esas características, que les gusta presionar, el contacto e intuyo que no permitirán que haya mucha fluidez en el juego», sostiene Jiménez.

La idea, en cualquier caso, «que tenemos nosotros es que debemos llevar el partido a nuestro terreno. A ver a qué nivel estamos porque después del miércoles tenemos muchas ganas de volver a jugar», indica el preparador del Mirandés.

Los cántabros, por su parte, prescindieron hace algo más de un mes de su anterior entrenador, el asturiano Pablo Lago, con el propósito de reconducir la situación. Los resultados no eran los deseados allí y al día siguiente, el 12 de febrero, se hizo público el fichaje de Dani Mori, también asturiano.

Con él en el banquillo, los blanquiazules han perdido solo un partido (en Logroño, 3-0) y han puntuado en los cuatro restantes al obtener dos triunfos y otras tantas igualadas. Ven algo más cerca la permanencia, de la que se sitúan a solo cuatro puntos pese a que hasta hace un par de meses el panorama se presentaba mucho más oscuro.

Hasta la fecha, solo ha ganado dos encuentros fuera de El Malecón, en Gijón y Getxo, ambos por 0-1; y de eso hace ya más de cuatro meses. Baja enteros lejos de casa.

El Mirandés ha sacado más del doble de puntos que su oponente (56 por 27), pero es un visitante que siempre ha puesto en aprietos a los rojillos. Lo demuestra el hecho de que en Miranda, el equipo local solo ha podido ganar una vez a su contrincante en las siete ocasiones que ambos se han medido a lo largo de la historia. Fue en la jornada quinta (2004/05) y el marcador, 1-0.

Una derrota y cinco empates (entre ellos, el de la última jornada del ejercicio 2010/11, el que privó al Mirandés de acabar como campeón de grupo) es el bagaje de los duelos en territorio mirandesista. Hoy se presenta la oportunidad de desnivelar ese equilibrio a favor del equipo de Anduva.