La afición rojilla pudo celebrar por fin una victoria del Mirandés en Anduva tras ganar al Lugo (3-2). / fotos: avelino gómez

Resultados óptimos ante la exigencia

El Mirandés reacciona con un triunfo ante el Lugo y el empate en Zaragoza después de la «reunión de trabajo» entre el presidente y el técnico

Ángel Garraza
ÁNGEL GARRAZA

Una igualada y una victoria, conseguido todo de forma muy agónica, pero los cuatro puntos suben igual al casillero del Mirandés para satisfacción de un club, equipo y afición que respiran algo más tranquilos, todo ello después de la goleada encajada ante el Almería, junto a la mala imagen (es lo que dolió realmente) que ofreció el conjunto