Mucha responsabilidad para las bandas

Álvaro Rey finalizó la temporada con 43 encuentros disputados y 6 goles en su cuenta goleadora. /A. G.
Álvaro Rey finalizó la temporada con 43 encuentros disputados y 6 goles en su cuenta goleadora. / A. G.

El nuevo técnico rojillo, Andoni Iraola, apuesta por otorgarle un rol importante al juego con extremos

TONI CABALLERO

Utilizar todo el ancho del campo de juego, a través de los laterales del rectángulo, como medio de ataque es un sistema tan antiguo como el mismo fútbol. De hecho, además de los beneficios en cuanto a verticalidad y profundidad, la disposición de dos extremos en el once puede aportar, como se reza en el argot futbolero «abriendo el campo», una mayor descongestión en la posesión del equipo en la medular, un factor que beneficia la circulación del esférico.

Durante la temporada pasada, los diferentes sistemas utilizados alternadamente por el antiguo preparador, Borja Jiménez tuvieron, en su gran mayoría, un aspecto en común: la alineación de dos extremos ya fuese acompañados por un doble pivote o hasta por otros tres centrocampistas. A lo largo de la competición doméstica, y también de los seis encuentros pertenecientes a las eliminatorias de ascenso, el entrenador abulense depositó mucha confianza en Álvaro Rey, Yanis Rahmani y, en menor medida, Rodrigo y Ernst Ohemeng.

Tanto es así que Rey, ubicado habitualmente en la derecha para desbordar por fuera, fue uno de los jugadores que más minutos disputó durante los 43 encuentros que disputó (liga, Copa y play off) la temporada pasada (2.320 en liga). El habilidoso jugador sevillano finalizó la temporada en un estado de forma sobresaliente, anotando 2 goles de los 6 de todo el curso en las eliminatorias decisivas.

Por la otra banda, Yanis Rahmani, que recientemente ha sido presentado como nuevo jugador del Almería, sumó su segunda temporada en la disciplina rojilla siendo un habitual en los onces del preparador de Ávila. El extremo zurdo de 24 años nacido en Francia, pero de origen argelino, cerró la campaña anterior con 40 participaciones y un total de 2.694 minutos entre las jornadas de liga regular (participó en 35) y los cinco encuentros de play off de ascenso. En todos ellos, Yanis acumuló 8 dianas y una asistencia de gol, guarismos muy similares a los de la temporada 2017-2018, en la que el Mirandés dirigido por Pablo Alfaro campeonó su grupo en Segunda División B y el francés se erigió el segundo máximo goleador del equipo por detrás de Cervero.

En esta línea, con la llegada de Rodrigo en el mercado invernal procedente del Calahorra, Yanis fue perdiendo algo de protagonismo durante la segunda parte del campeonato, aunque nunca cedió el puesto de titular permanentemente. Rodrigo participó en algunos partidos en el carril izquierdo, pero no llegó a mostrar su nivel del Calahorra, el mismo que suscitó el interés del club rojillo en el plazo invernal.

Por su parte, el ghanés Ernst Ohemeng entró con gran pie en el vestuario y fue alabado públicamente por Jiménez en cuanto a su actitud y desempeño en los entrenamientos, pero este piropo público nunca llegó a traducirse en minutos de juego. El veloz extremo izquierdo no contó con casi ninguna oportunidad de brillar en la banda mirandesista. Sin embargo, tanto él como Rodrigo parten, a priori, con posibilidad de hacerlo en la temporada entrante bajo las órdenes de Andoni Iraola.

Centrándonos exclusivamente en la planificación deportiva pensada para esta temporada, el nuevo entrenador del Mirandés para el regreso a la categoría de plata, Andoni Iraola, también podrá contar con Rey; Ohemeng y Rodrigo en sus filas. Según se ha podido comprobar en las tres semanas de entrenamientos de pretemporada que lleva acumulados el equipo, así como en el partido amistoso que disputó la escuadra en Valdebebas frente al Real Madrid Castilla el sábado pasado, el técnico de Usurbil continuará con la línea implantada por Borja Jiménez de jugar con dos jugadores abiertos.

Prueba de ello fue la alineación dispuesta el otro día, con Enrst, posiblemente el mejor del partido, y Merquelanz, ocupando sendas bandas. El ghanés cuajó un duelo muy completo, anotó un tanto; volvió loco a su par y sorprendió a una afición mirandesista que, pese a que lleva más de un año en la ciudad, aún no ha podido evaluar al jugador africano. Martín Merquelanz, por su parte, también protagonizó grandes jugadas en la primera parte jugando a pierna cambiada y la parroquia rojinegra lo señala como una de las esperanzas para este curso, una temporada en la que todo hace presagiar que el Mirandés volverá a mirar a sus bandas para atacar.