Reductos al lado de gigantes

En la celebración del ascenso se echó la afición a la calle. /Avelino Gómez
En la celebración del ascenso se echó la afición a la calle. / Avelino Gómez

Almendralejo y Miranda, con 33.500 y 35.500 habitantes respectivamente, son las localidades más pequeñas de una Segunda con aroma a elite

ÁNGEL GARRAZA

No bastó para dejar al Mirandés fuera de la fase de ascenso. El equipo rojillo era el que estaba radicado en la ciudad más pequeña de los 16 conjuntos que se metieron en el último 'play off'. Pese a esta circunstancia, obtuvo el premio de jugar en Segunda División la próxima temporada.

En una categoría en la que ya no será cabeza de ratón, como en Segunda División B, sino cola de león. Hay un dato irrefutable que así lo corrobora, aunque eso no significa que no pueda competir contra cualquier rival. Ni que no vaya a hacerlo – «vamos a ser valientes», asegura Iraola, en su primera declaración de intenciones–. Almendralejo y Miranda son las dos ciudades más pequeñas, por este orden, de la LFP en la división de plata. La extremeña tiene 33.500 habitantes, mientras que a orillas del Ebro residen dos mil más.

No obstante, la primera representa a toda una comunidad autónoma porque es el equipo que se sitúa en la categoría más alta de Extremadura. El Mirandés, en cambio, necesita del apoyo de su ciudad, de la ciudadanía mirandesa porque fuera, solo está rodeado de equipos y de rivales, muchos de los cuales anhelan ocupar su actual puesto, que no lo tienen a pesar de ser capitales de provincia y de disponer, por lo tanto, de muchos más recursos.

Son reductos al lado de gigantes. Es el calificativo con el que se puede designar al Zaragoza o al Málaga, adversarios del conjunto rojillo y que están ubicados en ciudades que alcanzan los 660.000 y 571.000 habitantes respectivamente.

El Mirandés se medirá a equipos enclavados en la quinta y sexta ciudad más pobladas del país. A los que ya se ha enfrentado, por cierto, con éxito. Baste recordar la eliminación del conjunto andaluz de la Copa a doble partido, en la anterior etapa de la escuadra de Miranda en la LFP.

4 millones de espectadores

Es, en cualquier caso, un hecho que realza todavía más la participación del conjunto de Iraola en Segunda, una competición que, a tenor de los datos oficiales, sigue en continuo crecimiento cada temporada. El nivel de los equipos ha crecido, al menos en cuanto a nombre e historia –hay más modestos, en este sentido, en Primera–. En la última campaña, se batió la marca de cuatro millones de espectadores en los terrenos de juego, un aumento de más del 15% con respecto a la anterior. Siempre según las cifras que se han ofrecido desde la propia Liga.

En relación a la asistencia, el club que cuenta con más apoyo de las voces de sus aficionados es, lógicamente, el Zaragoza. Parece incomprensible que siga en la división de plata, pero se medirá al Mirandés en la competición doméstica. Pese a las dificultades que lleva sufriendo el equipo en las últimas campañas, los aragoneses están muy arraigados al equipo de su localidad y La Romareda cuenta con una media de 20.485 espectadores por partido.

Más de medio Miranda, en su campo. Justo detrás se encuentra el Málaga, con 18.520 aficionados y en tercera posición se sitúa el Sporting de Gijón, otro de los que tiene mayor seguimiento por parte de los ciudadanos gijoneses, con los 18.384 de media que se reunieron en El Molinón el curso anterior.

El Mirandés competirá ante colosos en la categoría. Y, además, en esta oportunidad se ha incorporado el último. Pero, aun así, los 22 participantes comenzarán la Liga el 17 de agosto con idéntica puntuación.