Recuperar puntos y sensaciones

Hugo Rama está ahora más obstaculizado por los rivales, como ocurrió ante el Gernika y en los últimos encuentros que ha disputado. /Avelino Gómez
Hugo Rama está ahora más obstaculizado por los rivales, como ocurrió ante el Gernika y en los últimos encuentros que ha disputado. / Avelino Gómez

El Mirandés busca alternativas ante el bajón de juego de los últimos partidos

ÁNGEL GARRAZA

Las lecturas pueden ser varias y para todos los gustos. Es lo de siempre: ver la botella medio llena o medio vacía, pero lo cierto es que el Mirandés tras el partido del domingo, día que amaneció con los rojillos en la sexta plaza, sumó tres puntos que le sirven para ponerse a solo uno del Barakaldo, que es el segundo. Recorta dos a los gualdinegros y escala una plaza al encontrarse en la cuarta antes de que arrancase el pasado fin de semana en Segunda B. Esa es la valoración positiva, que es la que debe contribuir a elevar la moral de un bloque, el de Jiménez, que no atraviesa precisamente por su mejor momento, ni a título individual ni en el plano colectivo.

Sin estar bien, el fin de semana fue fructífero en cuanto a puntuación y ubicación en la tabla. «Vamos a recuperar los puntos que no hemos podido sumar», dijo el técnico rojillo. Sin embargo, también existe otra visión, igual de realista, en la que se refleja que el domingo ante el Gernika hubo momentos del encuentro en los que el equipo se descompuso y todo hacía indicar que el gol visitante no tardaría en llegar algo que, por fortuna, finalmente no se produjo.

Además de la recuperación de puntos se antoja necesario recobrar o aproximarse al nivel exhibido en los primeros compases de la temporada. No ya la veintena de llegadas que se produjeron en determinados choques sino una fluidez en la circulación de balón que ahora no es tal.

El Mirandés suma 26 puntos y sigue en la tercera plaza a siete del líder Racing gracias a su sufrida victoria ante el colista en un duelo cuyo resultado, a tenor de lo visto sobre el césped, bien podría haber sido otro, más negativo para los intereses del club rojillo.

Como sí lo fueron, negativos, los marcadores que arrojaron dos de los cuatro encuentros que jugó en noviembre. Cayó en la mitad de los partidos, ambos a domicilio y dando una imagen muy pobre en las segundas partes tanto de El Malecón como de Sarriena.

Que también se repitió (la imagen) ante el Gernika –el último clasificado, que solo ha ganado un punto de 21 fuera de su casa–, pero el meta Limones y la falta de acierto de los visitantes impidieron que los puntos volaran de Anduva. Se notó que son los que menos marcan de la Liga.

El bajón de juego es considerable, nada que ver con el que desplegó en las primeras jornadas el mismo equipo y que hizo que la hinchada mirandesista abandonara Anduva con una mueca de satisfacción a pesar de lograr solo un punto por día. Cuando ganaba con solvencia a domicilio y empataba en Miranda. Ahora, es al revés. Gana con sufrimiento como local y pierde lejos de casa hasta el punto de que después de ser el mejor equipo del Grupo II en octubre, con diez puntos de doce (venció a Bilbao Athletic, Calahorra y Tudelano y empató frente a la Real Unión, si bien mereció adjudicarse el triunfo) ha pasado a cosechar sus dos únicas derrotas como visitante y a ganar con más pena que gloria junto al conjunto de la afición.

Un pragmatismo que le ha hecho obtener un peor bagaje. En este último mes, tanto Racing como UDLogroñés, Leioa y Sporting B han sido mejores que los rojillos. El análisis conviene hacerlo en global y el equipo ahora es tercero, pero es solo una muestra de que en los últimos choques el Mirandés no está fino. En el último mes quedaría fuera de la fase de ascenso a pesar de que ha ganado dos veces cuando ha ejercido de anfitrión. Y el preparador abulense lo sabe. «Nos falta la fluidez del principio», reconoce. Busca alternativas con las que otorgar frescura al juego.

Defenestrado Rúper, al menos en las últimas semanas porque o no juega o, incluso, no va convocado, ante la baja de Cerrajería el pasado fin de semana optó por buscar un acompañante para reforzar el centro del campo. Dio entrada a Miguel Díaz en la alineación para que acompañase a Romero y Hugo Rama. Se buscaba más salida de balón, con dos medio centros, pero la alternativa no dio resultado porque en muchas fases del choque, el control del juego, no ya el dominio y la posesión, correspondió al último clasificado.

Los rivales también saben qué jugadores del Mirandés han brillado en el arranque liguero y no dudan en obstaculizar con la presencia de más efectivos los movimientos de los futbolistas, principalmente Hugo Rama, por dentro, y Álvaro Rey y Yanis por fuera, con constantes ayudas defensivas de los adversarios en los costados para impedir la progresión de los extremos.

La decimoquinta jornada del campeonato llevará a los de Jiménez hasta Asturias para medirse el domingo, a las 12 del mediodía, al Oviedo B, a día de hoy un rival directo por entrar en el 'play off' de ascenso. Los del Principado se sitúan sextos, con 24 puntos, a solo dos del Mirandés. Un envite, por lo tanto, para recuperar puntos y sensaciones.

 

Fotos

Vídeos