El Recreativo firmó los mejores registros en liga, pero comprobó que el 'play off' es otra historia

El Fuenlabrada no era el favorito, pero certificó en el Nuevo Colombino su ascenso ante el equipo de Huelva. /EFE
El Fuenlabrada no era el favorito, pero certificó en el Nuevo Colombino su ascenso ante el equipo de Huelva. / EFE

El Decano es el mejor visitante de Segunda B y el menos goleado de su grupo, pero en Fuenlabrada recibió tres goles (3-0)

ÁNGEL GARRAZA

El próximo rival del Mirandés dentro de dos días acabó la competición de la regularidad como el mejor equipo prácticamente de toda la categoría. Su segunda vuelta fue impecable, histórica, con unos registros sorprendentes tras su mala situación deportiva e institucional hasta el pasado mes de diciembre, que es cuando recibió la última inyección económica del Ayuntamiento de Huelva, 3,8 millones de euros, para evitar su liquidación. El Recreativo concluyó la Liga como campeón del Grupo IV de Segunda B, si bien todo eso de nada le sirvió porque en el primer duelo de la fase de ascenso, el que le podía abrir la puerta del ascenso directo con pasar solo una eliminatoria, el Fuenlabrada de Mikel Iribas le hizo tres goles (3-0). Los madrileños, que no eran los favoritos, certificaron este pasado domingo que son de Segunda en el Nuevo Colombino, en un estadio repleto de seguidores onubenses.

Llamó la atención, de hecho, el resultado que cosechó el 'Recre' en el campo Fernando Torres. Pero el 'play off' es otra historia y ahora se medirá con los rojillos en la repesca para los albiazules, en busca de acceder a una nueva final.

Todo ello después de firmar los mejores números, en algunos apartados, de los 80 equipos que arrancaron la competición en la categoría de bronce. De entrada, finalizó como el mejor visitante, el más fiable, de toda la Segunda B. Contabilizó lejos de su hábitat natural 39 puntos. O, lo que es lo mismo, sumó el mismo número en casa que lejos de Huelva.

Nadie se acercó, en ninguno de los cuatro grupos, a esa puntuación (el Mirandés terminó con 27 en su condición de foráneo). Además, el cuadro dirigido por Salmerón hizo gala de un óptimo trabajo defensivo durante el torneo doméstico, hasta el punto de ser el menos batido de todo el grupo cuarto, con solo 23 tantos en contra. Solo dos conjuntos de la categoría, el Fuenlabrada y la UDLogroñés encajaron menos dianas: 21 y 22 respectivamente.

La trayectoria de los andaluces era intachable. Tal es así que acumularon 22 jornadas consecutivas, cinco meses y medio, sin perder un solo partido. La última vez que sucumbieron fue en la jornada 16 (la Liga consta de 38) al hincar la rodilla ante la Balompédica Linense (2-0). A partir de entonces, sumaron en todos los duelos.

El adversario del Mirandés hizo un total de 78 puntos: ganó 23 compromisos, empató nueve y perdió seis, todos entre los meses de agosto y diciembre. Lejos del Colombino, venció en 12, igualó tres contiendas y solo perdió cuatro.

Todo se fue, sin embargo, al traste en el primer cruce, cuando comprobó que la Liga y el 'play off' son competiciones distintas. En las eliminatorias hay que competir. Son duelos a cara y cruz. Incluso, la UDLogroñés estuvo a punto de llevarse una sorpresa después del positivo, para sus intereses, resultado de la ida al ganar por 0-1 en el Nuevo Vivero de Badajoz. Los extremeños le marcaron tres tantos en la vuelta disputada en Las Gaunas al segundo mejor bloque defensivo de toda la categoría de bronce.

Los de Borja Jiménez intentarán dentro de dos días frente al Decano que el nombre del club y la dinámica de la Liga continúe sin servir.