La Real B es el único equipo de los 14 últimos clasificados que ganó en la última jornada

A. GARRAZA

Lo que pone de manifiesto la dificultad, cada vez mayor, que supone ganar un partido de Segunda División en la recta final del campeonato, cuando solo quedan cinco jornadas para el final. El Sanse rompió su dinámica negativa y consiguió una victoria para mantener un pequeño hilo de esperanza al derrotar al Amorebieta (2-1). Un triunfo que es el único que consta de un conjunto clasificado del puesto noveno hacia atrás.

Nadie más de los ubicados a continuación en la tabla pudo sumar los tres puntos. El Cartagena, que ocupa el noveno lugar, venció al Girona por 3-0. Es el primero que aparece con un marcador satisfactorio después de que acabara la jornada 37 el lunes por la noche con el Almería-Sporting, que se llevó el bloque andaluz con un solitario gol transcurrido ya el minuto 90.

Gijoneses y malacitanos continúan por debajo del Mirandés (46 puntos), que desciende dos posiciones, al ser ahora decimosexto. Rojiblancos y blanquiazules marcan la permanencia con 41 puntos. Se sitúan con 7 más que Real Sociedad B y Amorebieta, los que señalan el pozo.

Por la parte alta, todo sigue igual con una jornada menos. El Eibar es líder, con un punto más que el Almería, segundo, y con dos por encima del Valladolid, tercero. El domingo, 8 de mayo, con motivo de la jornada 39, hay un Eibar-Valladolid en Ipurua, que podría clarificar ya mucho la situación por la parte alta en función de que alguno de los dos pueda salir victorioso de ese compromiso.