Luis Miguel Ramis ocupa el cargo de entrenador del primer equipo chicharrero desde el pasado mes de noviembre. / cdt

Ramis apuesta por «no darles metros» a los futbolistas rojillos

El técnico del Tenerife resalta que el Mirandés «tiene dinamismo, trabaja bien con balón y por eso, no queremos que nos domine»

Á. G.

Luis Miguel Ramis aseguró, acerca del positivo por coronavirus del Mirandés, que «solo sé lo que me han comentado. Que tienen un posible positivo, que no han entrenado y lo que se dice de forma no oficial, que no va a haber problema para jugar el partido».

De ahí que se centrase en el encuentro de mañana. «Es un equipo físico, joven, dinámico y atrevido, con unos comportamientos muy marcados, que da muchísima importancia a la fase de juego con balón y te exige muchísimo», apuntó sobre el conjunto de Miranda.

El objetivo del técnico tarraconense del Tenerife es «intentar que todo el potencial que tiene en algunos aspectos se vea aminorado». ¿Cómo se le puede hacer daño al conjunto rojillo?, le preguntaron en la previa. «Si tiene dinamismo, cambia mucho de posiciones y lleva al límite la circulación de balón, la respuesta es no darle metros. Si dejas dominar al rival durante muchos minutos, al final te va a crear problemas. Hay que tener el balón con el suficiente criterio como para hacerles daño, así que vamos a tratar de llevar el partido hacia donde creemos que podemos hacerle daño».

Ramis confesó que a ningún entrenador «le gusta que el partido tenga muchas idas y vueltas. Cuando se pierde y se recupera el balón es cuando los equipos hacen daño». Es lo que intentará evitar ante los de Escobar.

Respecto a las bajas para el domingo, confirmó que «Bermejo sigue con su proceso de recuperación; Sergio ha tenido un problema, a ver cómo lo valoramos mañana (por hoy) y Aitor continúa con el proceso de readaptación; entrena ya con el grupo. Valoraremos si termina la semana bien. Si él tiene buenas sensaciones, podría estar disponible».

No adelantó si introducirá cambios o pondrá en liza el mismo once inicial que en Zorrilla. «Veremos el domingo. Se me pasan por la cabeza muchas opciones y eso es bueno porque cuando me crean dudas es porque los jugadores responden muy bien a lo que les pedimos. Tengo que tomar decisiones y a veces no es fácil, hay jugadores que están mostrando un nivel muy alto».

Lo que también ha originado que allí rebasen la barrera de los 9.000 abonados. «Los resultados positivos siempre generan buenas noticias, estamos satisfechos de que el trabajo que hacemos tenga buenas consecuencias».