«Queremos distanciar a un rival directo»

Es la cuarta vez que Mirandés y Barakaldo se verán las caras esta temporada. /A. G.
Es la cuarta vez que Mirandés y Barakaldo se verán las caras esta temporada. / A. G.

La apuesta en el duelo «muy importante, pero no determinante» ante el Barakaldo pasa por «ser dominadores y que no se sientan cómodos en las transiciones»

ÁNGEL GARRAZA

La cita de mañana en Lasesarre es una de las que tiene un magnífico cartel en Segunda B. El Mirandés visita, por un lado, un estadio histórico y coqueto para lo que es habitual en la división de bronce; y, por otro, a un rival de enjundia en la categoría como lo es el Barakaldo. Existe una estupenda relación entre los clubes y sus aficiones y, por si todo esto no fuera suficiente, los dos se encuentran en puestos de 'play off' y están separados solo por tres puntos, diferencia favorable a los rojillos. Así que, por todo ello, el técnico mirandesista, Borja Jiménez, no oculta que el del domingo es «un partido muy importante en casa del actual cuarto clasificado del grupo y aspirante a jugar la fase de ascenso».

Es consciente de que «no va a ser definitivo lo que pase en Barakaldo, ni para ellos ni para nosotros, aunque sí que queremos distanciar a un rival directo si obtenemos la victoria, que es para lo que viajamos. A ver si somos capaces de hacerlo».

El entrenador abulense cree que será un encuentro «de resultado corto», que es la línea habitual que sigue el conjunto gualdinegro no solo en la actual campaña. «Van a intentar aprovechar las ocasiones y nosotros debemos hacer nuestro juego; queremos ser dominadores, como ya lo fuimos en el partido de la primera vuelta y estar muy cerca del área rival. Que no se sientan cómodos en las transiciones».

Esa es la misión que tendrán sus pupilos ante un serio candidato a meterse en el 'play off' de ascenso. La trayectoria que siguen los vizcaínos durante la campaña avala la candidatura que han presentado los de la margen izquierda.

Jiménez admite que ha sido «una semana atípica a causa del cierre del mercado y del nerviosismo que genera en todos las novedades que se producen, pero es igual en todos los clubes». En el caso del Mirandés ha sido muy activa con dos llegadas y una salida. En este sentido, confía en que todos estén centrados ya en el envite. «Tenemos ya muchas ganas de que llegue la hora del partido».

Y es que el de la jornada 23 es también especial. «Cuando te enfrentas a adversarios directos siempre son especiales. Lo dije en la previa del día ante el Racing, no creo que sea definitivo lo que pase en Barakaldo, pero está claro que queremos seguir en la dinámica victoriosa que recuperamos el otro día ante el Durango».

La actualidad, como apuntaba el preparador rojillo, ha estado también centrada estos últimos días en la recta final de un mercado de fichajes que concluyó el jueves. Se mostró satisfecho por las dos incorporaciones que ha habido en el periodo invernal porque mantiene que «nos van a aportar mucho» tanto Jon Guridi como Rodrigo Sanz.

Ya han efectuado dos sesiones con el grupo. La de esta mañana será la tercera –la de ayer fue sin balón y diferente a las habituales– y ambos podrían estar a disposición del técnico, que valorará su presencia en la lista que facilitará este mediodía.

«Juegan del centro del campo hacia delante, nos van a dar más versatilidad y tras las salidas de David y Rúper, dos jugadores más defensivos, hemos metido a otros dos más ofensivos para seguir con lo que estamos jugando». Es una plantilla, a priori, corta de efectivos, solo veinte, «pero suficiente para pelear por todo», asegura el capitán de la nave. Ahora, «que nos respeten las lesiones», desea al coincidir con el director deportivo al afirmar que no se ha fichado un tercer jugador (otro delantero) porque no ha habido nada mejor para que complemente la actual plantilla.

«Todas las semanas se van a quedar seis sin jugar y también hay que gestionar estas cosas. No creo que haya sido un problema traer otro delantero más porque Yanis, Álvaro Rey, incluso Rodrigo, pueden hacerlo en punta si lo necesitamos. Hemos interpretado que no había nada que fuera más positivo».

Considera que «la riqueza que nos van a dar los dos que han llegado suple que seamos uno menos. En la línea de tres puntas o en el vértice superior del rombo son los dos válidos».