Joseba Etxeberria y su ayudante, Jorge Pérez. / Avelino Gómez

A un punto de la zona de salvación tras caer Lugo y Oviedo en el añadido

Etxeberria destacó que «hemos hecho un partido muy inteligente» y que Gelabert es un futbolista «de otro nivel»

ÁNGEL GARRAZA

El importantísimo triunfo obtenido anoche por el Mirandés, unido a las derrotas cosechadas este miércoles por Oviedo y Lugo colocan al equipo rojillo a solo un punto de la zona de permanencia. No le sirve para salir del descenso pero la segunda victoria de la temporada le reporta 12 unidades en la clasificación. La jornada 14, por lo tanto, acaba hoy de forma redonda para el bando mirandesista porque, en esta ocasión, los conjuntos que encajaron un gol en el último minuto fueron el gallego y el carbayón.

El lucense es el que marca actualmente la salvación con 13 puntos, idéntica puntuación precisamente que el cuadro asturiano, que es el que señala la zona de descenso.

Los dos partidos que se jugaron dos horas antes acabaron con dos victorias locales, firmadas en el tiempo de prolongación, marcadores que benefician a los rojillos porque los equipos que perdieron son los que están justo por encima.

En Ipurua, el Eibar venció por 1-0 al Lugo gracias a un gol transformado por Quique desde el punto de penalti en el tiempo de prolongación. En la Ciudad Deportiva del Villarreal, el filial groguet superó al Oviedo por 2-1 tras remontar el 0-1 y conseguir su segunda diana en el minuto 93.

Joseba Etxeberria, técnico del Mirandés, exteriorizó su alegría por el resultado. «Estamos muy contentos porque hemos hecho un partido muy inteligente. El primer tiempo ha sido muy igualado, hemos sabido sujetar al rival y hemos aguantado los malos minutos y en el segundo tiempo, hemos sido superiores, no hemos tenido tantas situaciones en ataque como otra veces, pero hemos metido el gol, y no hemos especulado. Eso no es fácil con todo lo que nos está pasando».

Recalcó que había visto «muy bien a Gelabert. César es un jugador de otro nivel, sabemos de la lesión que viene, tenemos que ser muy cuidadosos y cuando he visto la tendencia del segundo tiempo, he creído que era el jugador ideal. Filtra pases donde nadie los ve».