Borrar
Carlos Martín no pudo aprovechar el resbalón del exrojillo Salinas. Jesús Andrade
Punto agridulce para el Mirandés bajo el aguacero
Mirandés 1-1 Elche

Punto agridulce para el Mirandés bajo el aguacero

El equipo rojillo se adelantó con gol de Tomeo a falta de quince minutos para el final ante un buen Elche que pudo restablecer la igualada siete después para firmar un empate que será bueno en función de otros resultados

Ángel Garraza

Viernes, 17 de mayo 2024

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Mirandés lo acarició, tuvo ocasiones claras, se adelantó merced a un tanto de cabeza de Tomeo, pero no pudo aguantar la ventaja porque el Elche, que demostró en Anduva que mueve muy bien la bola, igualó al poco de encajar el gol, lo que se tradujo en unas tablas, agridulces, que realmente no quería nadie. Menos, quizás, el cuadro ilicitano porque va por detrás de un objetivo, el del ascenso, que se les escapa.

La tromba de agua, que arreció minuto antes de que comenzara el duelo, restó público. Aun así, se registró una buena asistencia y, al mismo tiempo, provocó que el césped estuviera muy rápido. En la primera jugada, Salinas se resbaló pero ni Carlos Martín ni La Gumina pudieron aprovecharlo. Acto seguido, fue el central Bigas quien no calculó bien y se fue al suelo, pero se rehizo. Era el último defensa.

Mirandés: Ramón Juan, Ilyas, Tomeo, Tachi, Barbu, Gómez; Lachuer (Álvaro Sanz, m. 90), Reina; Carlos Martín, Gabri y La Gumina (Martón, m. 66).

Elche: Dituro;Arnau (David, 91), John, Bigas, Salinas; Bermejo (Men doza, 78), Castro Plano, m. 46), Méndez, Nico, Morente (Núñez, 78) y Nieto (Adam, 46).

Goles: 1-0, m. 76: Tomeo; 1-1, m. 83: Adam.

Árbitro: El catalán Ávalos Barrera amonestó con tarjeta amarilla a Gómez (m. 71), Gabri (m. 81), Lachuer (m. 86) y al visitante Bermejo .

Incidencias: 3.648 espectadores. Buena entrada, pero bastante menos público del previsto a causa de la lluvia.

Beccacece había dicho en la previa que quería un equipo protagonista, dominador y esa fue la intención del Elche desde el pitido inicial. Con presión alta cuando sacaba Ramón Juan, tenía el control de la pelota y ya en los primeros minutos lo probó desde lejos. Tiene muy buenos peloteros el cuadro ilicitano. El Mirandés, que esperaba en su campo, en bloque bajo, no quería cometer los mismos errores de los últimos partidos y encajar en los primeros minutos. Había, ayer más que nunca, que nadar y guardar la ropa ante un rival superior técnicamente.

El partido estaba en un fallo. Todo apuntaba a que el que lo cometiera lo iba a pagar. Y a punto estuvo de hacerlo el conjunto rojillo. El paradón de Ramón Juan fue descomunal a tiro de Nico Castro tras una asistencia de Tete Morente, un futbolista que demostraba su calidad cuando entraba en contacto con el cuero.

La primera ocasión de los locales no llegó hasta el minuto 34. Ilyas chutó muy desviado tras una jugada de Gabri. Llegaba poco. Más el Elche, si bien salvo el tiro reseñado no disponía de ocasiones nítidas, como sí la tuvo al filo del 40 La Gumina, tras una acción de Gómez y Gabri. El remate del italiano, poco acertado de nuevo, salió desviado.

Sacar partido de las contras y de la rapidez de Gabri, Carlos Martín e Ilyas, que actuó de carrilero por la derecha, se antojaba fundamental para llevarse los tres puntos bajo el aguacero. Era la fórmula. En varias ocasiones del primer tiempo estuvo cerca de conseguirlo.

El preparador de los franjiverdes quería más pólvora en el segundo tiempo. Óscar Plano y Adam (acabó siendo determinante) se incorporaron en el frente de ataque. El segundo, chutó al poste cuando solo llevaba cuatro minutos sobre el verde.

El guión seguía siendo el mismo que antes del descanso. El Elche dominaba y el Mirandés esperaba agazapado para no dejar resquicios. El choque solo iba en una dirección, hacia la portería de Ramón Juan. Ahora, los de Lisci no salían de su campo. Había que mover algo porque estaba siendo superado. La entrada de Martón fue lo que se decidió desde el banquillo, un hombre que aporta tanto fuera como dentro del campo. Podía ser el revulsivo perfecto en los 25 minutos que restaban. En los 20 anteriores, tras la reanudación, los rojillos no se habían acercado ni una sola vez a los dominios de Dituro.

En la primera bola que tocó Martón asistió a Gabri en una posición franca. Si bien, el '7' mirandesista disparó muy flojo. Los visitantes, mientras tanto, intensificaban su dominio. El empate no les valía. Pero el Mirandés quería la victoria. En una contra que inició Martón, prolongó a Gabri y éste a Gómez, quien subió por el flanco zurdo, pero el pie del portero desbarató lo que podía haber sido el primer tanto.

Lo poco que llevaba el punta navarro sobre el césped había sido fructífero. Lo cierto es que dio otro aire al ataque. A partir de entonces, los jabatos salieron mucho más decididos hacia posiciones ofensivas. Hasta que llegó el delirio en un saque de esquina que Tomeo remató de cabeza de forma perfecta al fondo de la red.

El plan estaba saliendo. Se sabía que el cuadro foráneo iba a tener el balón, de tal manera que había que aguantar y marcar en alguna salida. Fue en un córner.

Restaba un cuarto de hora, que iba a resultar agónico. Con el Elche volcado, porque se esfumaban sus aspiraciones de 'play off' y el Mirandés encerrado. Finalmente, no pudo mantener el resultado porque Adam, de un tremendo disparo desde lejos, hizo el empate en el 83.

Álvaro Sanz entró por Lachuer y ya nada varió. Entre la tromba de agua que cayó y el empate sufrido en las postrimerías, el duelo quedó un tanto deslucido.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios