Imanol es titular indiscutible en el carril zurdo del Mirandés desde que llegó al equipo de Anduva. / A. Gómez

Una puerta abierta para las renovaciones

La continuidad de Etxeberria y su trabajo con el equipo pueden garantizar que haya futbolistas de la plantilla que sigan en el Mirandés

ÁNGEL GARRAZA

La renovación de Joseba Etxeberria como entrenador del Mirandés supone ganar tiempo para confeccionar como se desea la próxima plantilla, un hecho inaudito en las últimas temporadas en el equipo de Anduva y, además, podría acercar la continuidad de algunos efectivos del actual conjunto rojillo. Tanto los que están en calidad de cedidos por otros clubes como los que acaban contrato con la entidad en el mes de junio. La óptima trayectoria que sigue un colectivo que ha sacado lo mejor de cada futbolista en muchos encuentros de los últimos meses juega a favor de que esto suceda.

Dos de los efectivos que en primer lugar aparecen en esa hipotética (ahora) lista son los cedidos por el Athletic: Imanol García de Albéniz e Íñigo Vicente. Los dos quieren volver al club bilbaíno para jugar en Primera División. Es su objetivo y para eso recalaron en esta temporada de 'transición' en el conjunto de Miranda. No obstante, tal y como está la situación en tierras vizcaínas, no se puede decir que vayan a tener fácil hacerse con un hueco en el equipo rojiblanco como es su deseo.

Su trayectoria en el Mirandés está siendo positiva y así lo reconocen los propios protagonistas, que están contentos y a gusto en el club rojillo, según han confirmado en varias ocasiones. El lateral zurdo tiene por delante en el Athletic a Yuri Berchiche, titular en el cuadro vasco, y a Balenciaga, quien renovó por el club hace un mes.

Habrá que esperar acontecimientos porque es año electoral en Ibaigane y aún se desconoce quién será no ya el presidente sino el entrenador que dirija los destinos de los de San Mamés la próxima campaña. De tal manera que la situación y las decisiones podrían cambiar en función de quién sea el elegido para el banquillo.

Sin embargo, a día de hoy, tiene la dura competencia de dos jugadores con una enorme experiencia en Primera. Como es lógico, el jugador se ve «capaz de pelear por un puesto en el Athletic», recalca desde que llegó al Mirandés, donde ha sido titular indiscutible en el carril izquierdo tanto con Lolo Escobar como ahora con Joseba Etxeberria, técnico al que conocía a la perfección al coincidir ambos en su anterior etapa en el Bilbao Athletic.

«Ya conocía a Joseba, estoy muy contento desde que llegó porque creo que estoy en mi mejor nivel de la temporada; nunca sabes lo que puede deparar el futuro y no me cierro la puerta a nada».

Su intención es quedarse en el Athletic, pero la puerta del Mirandés permanece abierta. Con el míster elgoibarrés al frente de la nave y las óptimas sensaciones que tiene el jugador, todo es posible. Solo hay que ver el apoyo que recibe desde la grada por parte de su entorno más cercano, quienes se han convertido en incondicionales de Anduva. Ahora, desde el fondo de animación.

Otro tanto puede ocurrir con Vicente. En su segunda campaña a préstamo en el equipo jabato, Marcelino, actual preparador de los del Botxo, dijo hace solo varias semanas a los medios vizcaínos acerca del motivo por el que no está en el Athletic, que «le falta ritmo, repetir esfuerzos, tener más participación… Porque talento tiene y calidad cuando el balón está en su pie, sobre todo en el último tercio y en una zona concreta del campo, también».

Le ocurre algo similar que a su compañero. Es una incógnita quién será el próximo entrenador allí... pero Miranda siempre está en su mente.