El lateral bosnio, Bojan Letic, corta el avance de Hassan en un lance del entrenamiento. / A. G.

Profesionalidad y el equipo ante todo

Letic confiesa que «todos queremos jugar siempre, pero si no es así, lo que hay que hacer es ayudar en todo lo que se pueda»

ÁNGEL GARRAZA

Es el prototipo de jugador de equipo. No es habitual en las alineaciones. De hecho, el pasado domingo en Burgos se produjo su primera presencia en el once inicial tras haber disputado solo tres minutos en los siete primeros choques de la temporada. Y, a pesar de todo, no se le conoce ni un mal gesto, ni una solo queja. Todo lo contrario. ¿Qué cree que debe hacer para jugar más?, es la pregunta, a la que Bojan Letic (28 años) contesta que «lo que queremos todos los futbolistas es jugar; cuando es así, bien y si no juego, yo lo que quiero es ser siempre profesional y ayudar en todo lo que pueda al equipo».

El futbolista bosnio fue uno de los miembros de la plantilla menos utilizados el pasado curso al jugar solo siete encuentros como titular y en otros 8 participar durante los últimos minutos de los partidos; ahora llevaba el mismo camino. Al menos hasta el pasado fin de semana, cuando jugó desde el pitido inicial por el lesionado Imanol García en el costado izquierdo de la zaga. Por parte de la afición mirandesista se le reconoció en redes sociales su partido en El Plantío, donde fue de menos a más en cuanto a valoración personal.

«No es importante eso. Para mí, personalmente, sí, porque sirve para darme confianza y estar muy contento, pero más que para el jugador lo fundamental es que el equipo gane». Eso no pudo ser en la cita anterior y es lo que el lateral lamenta.

«Estoy contento con mi participación, pero no con el resultado. Es una pena no haber podido sumar puntos, pero estoy seguro de que si seguimos en esta línea y con este juego, sacaremos muchos puntos esta temporada», aseguró en su intento de hablar en castellano, un aspecto en el que ha evolucionado de forma considerable desde la campaña pasada, tal y como se comprobó desde su última presencia en la sala de prensa.

«Me siento bien», afirmó. A pesar de que su nombre apareció en todas las quinielas para haber salido del club este verano, el defensa balcánico se quedó. «La temporada pasada necesitaba una adaptación. Era todo nuevo para mí, una nueva vida, una nueva competición; ahora, todo va mejor. Estoy contento».

Tal es así que junto al portero Raúl Lizoain y el defensa central Odei, forma el trío de veteranos del conjunto jabato. «El ambiente en el vestuario es muy bueno. Los veteranos trabajamos juntos por el equipo».

Recalca que «va todo mejor ahora para mí. Estoy más adaptado, conozco la Liga, conozco a los chicos y estoy seguro de que vamos a sacar muchos puntos porque estamos trabajando para mejorar y no cometer fallos».

Al igual que el resto de la plantilla considera que el empuje de la afición, ya sin restricciones de aforo, «es importante para todos y un impulso para mí».