Borrar
Ramón Juan no faltó a San Juanín, colaborando en la ejecución de la paella de los Txirukas. La plantilla se ha implicado con la ciudadanía en estos días tan especiales. Avelino Gómez
La primera gran final para el Mirandés será ante un Albacete salvado

La primera gran final para el Mirandés será ante un Albacete salvado

Visitará el domingo a un cuadro manchego que ya sabe que seguirá en Segunda tras empatar en Villarreal (2-2)

Ángel Garraza

Miércoles, 22 de mayo 2024, 00:43

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El conjunto rojillo, que hoy tiene jornada de descanso tras entrenar lunes y martes, ya tiene claro desde la noche de este pasado lunes de San Juan del Monte que en el primero de los dos partidos en los que puede certificar la permanencia una temporada más en Segunda División su rival no se jugará nada a efectos de clasificación. Ya ha hecho los deberes. El Albacete, que espera al Mirandés en el estadio Carlos Belmonte para dirimir una cita que tendrá lugar el próximo domingo a las 18.30 horas, confirmó la salvación al empatar a dos tantos en Villarreal ante un filial 'groguet' que aunque las matemáticas revelan que aún le queda un hilo de vida lo cierto es que se encuentra virtualmente descendido.

Aunque nunca se puede determinar, con exactitud, qué puede ser mejor, parece más lógico tener que jugarse las habichuelas ante un adversario con todo hecho ya en la Liga. Al menos en términos de objetivos. Ya se sabe que concluir en una posición lo más alta posible redunda en una mayor inyección económica, si bien para un equipo que tampoco lo ha pasado bien esta campaña haber llegado a la orilla dos jornadas antes del final del campeonato le aporta tranquilidad.

La primera bola de la salvación de las dos que dispone el conjunto de Alessio Lisci porque depende de sí mismo para continuar en el fútbol profesional se la jugará ante un oponente en racha, pero que no necesita de forma imperiosa el triunfo.

Aunque a buen seguro querrá despedirse de su afición de la mejor manera posible no es lo mismo que el Mirandés se mida con un rival así a que lo haga si el local se estuviera jugando la vida con 20.000 aficionados arropando a los suyos. El bloque albacetista ha obrado el milagro que comenzó con la llegada del técnico después de haber firmado cinco victorias consecutivas, dos empates y una derrota como bagaje de Alberto González al frente del equipo.

El lunes no pudo obtener la sexta pero el punto le sirvió para mantenerse en la categoría. Vaclik, en la portería; una defensa formada por Agus Medina, Ros, Glauder y Jonathan Silva; por delante Marchan y Riki; y en la parte más ofensiva Fidel, Juanma, Fuster y Quiles fue el once inicial que puso en liza Alberto González, quien sustituyó en el cargo a finales del pasado mes de marzo a Rubén Albés.

Un rival más tranquilo

No quiere decir que ese sea el listado de futbolistas que se enfrente al Mirandés dentro de cuatro días. Una vez logrados los objetivos, las rotaciones y la presencia de los jugadores menos habituales suelen aparecer en las formaciones de los equipos, así que habrá que esperar a comprobar cuál es el plan que sigue el preparador malagueño.

Aunque la salvación matemática ya está en el bolsillo, González no quiere que el Albacete baje el pistón. «La semana que viene (por el domingo) nos seguimos jugando mucho porque nos jugamos el prestigio y porque le debemos respeto a nuestra afición. No es lo mismo quedar en el puesto 12, que en el 14 o que en el 16. Vamos a pelear hasta el último punto de la temporada», señaló en rueda de prensa para advertir que intentará que los suyos salgan con la clara intención de sumar los tres puntos por mucho que el que se juegue la vida sea el Mirandés.

«Hay veces que se valora más un ascenso que una permanencia y las ciudades salen a la calle para celebrar un ascenso, pero nuestra afición se ha volcado con nosotros para pelear por la permanencia y nos han dado un empuje increíble. La afición es artífice de lo que hemos conseguido», sostiene el técnico del rival con el que el Mirandés se jugará su primera opción real de lograr la permanencia.

Lisci decía la semana pasada que el choque ante el Elche no se podía considerar una final –aunque sí demandó a sus futbolistas emplearse como si lo fuera– porque no se iba decidir todo en ese partido al quedar dos más.

Ahora sí, porque en la jornada de horario unificado un triunfo de los jabatos unido a una derrota del Amorebieta en Lezama ante un Espanyol que se juega sus opciones –complicadas– de ascenso directo conllevaría la undécima temporada del Mirandés en el segundo peldaño nacional.

Y como ya avisó Ramón Juan antes del choque frente a los ilicitanos mejor no dejarlo todo para el final. En cualquier caso, si no salen las cuentas este domingo, 26 de mayo, llegará la segunda oportunidad el 2 de junio porque recibe, precisamente, al cuadro vizcaíno en Anduva, un duelo que de jugárselo todo los dos equipos adquiriría tintes dramáticos.

El conjunto de Miranda depende de sí mismo y está en su mano conseguirlo con 45 unidades. El colista Villarreal B lo tiene prácticamente imposible, al igual que el Andorra, ambos con 40 puntos cada uno, a cinco de la permanencia con seis por jugarse. Los 42 del Alcorcón le dan alguna posibilidad más.

El triunfo en el Carlos Belmonte es factible el domingo siempre y cuando demuestre el carácter y la personalidad que exhibió, entre otros campos en fechas recientes, en A Malata ante el Racing, aunque sean oponentes diferentes en cuanto a jugadores, planteamientos y sistemas.

Y la segunda, ante el Amorebieta, será también en domingo, el 2 de junio, a las 18.30 horas

La última jornada también presenta horario unificado, tal y como se había anunciado. LaLiga comunicó que todos los encuentros con algo en juego, de momento son todos, ya sea por la parte alta o por la baja de la tabla, se disputarán el domingo, 2 de junio, a las seis y media de la tarde.

Es cuando el Mirandés recibirá al Amorebieta con el objetivo de no caer al pozo en la última jornada si es que antes, este próximo fin de semana, los resultados que cosechen rojillos y azules no responden a los intereses mirandesistas.

Alcorcón-Burgos; Tenerife-Valladolid; Eibar-Oviedo; Villarreal B-Racing; Eldense-Sporting; Zaragoza-Albacete; Huesca-Levante, Leganés-Elche; Andorra-Racing de Ferrol y Espanyol-Cartagena son los restantes emparejamientos de la jornada 42. Si antes, este próximo fin de semana, los resultados deparan que algunos clubes sepan ya con exactitud su futuro, algún partido podría sufrir modificaciones de horarios.

El Alcorcón, que debe esperar a que pinchen los dos equipos, se verá las caras con el Burgos. Aunque los blanquinegros aún tienen opciones de jugar la fase de ascenso, lo tienen muy difícil tras firmar dos marcadores negativos.

El próximo fin de semana, el previo al final de la Liga, el bloque alfarero visitará a un Levante que está en la misma situación que el conjunto burgalesista. No ha renunciado al ascenso, pero está a cuatro puntos del sexto clasificado, el último que jugaría el 'play off', que es el Oviedo, con solo seis por disputarse y con cuatro adversarios por delante para coger la última plaza y optar a jugar en la élite la temporada que viene.

Los madrileños, en principio, tienen un calendario más asequible pero están con tres y dos puntos menos respectivamente que Mirandés y Amorebieta.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios