Álex López, Marqués e Imanol exteriorizan su alegría en el derbi tras uno de los goles logrados por el delantero. / A. Gómez

Primer triunfo en Anduva 8 partidos y 70 años después

El Mirandés no ganaba como local en liga al Burgos CF desde la temporada 1951/52; en los 7 duelos siguientes solo le marcó un gol

ÁNGEL GARRAZA

Algo está cambiando en Anduva. La hinchada rojilla ha recuperado la ilusión y, además, vio ganar al equipo de sus amores ante el Burgos. En el derbi provincial, lo que no es baladí después de que los burgalesistas ascendieran a Segunda y se ubicaran, hasta ahora, por delante en la clasificación. La marea rojilla disfrutó de lo lindo por el resultado y por la superioridad manifiesta que exteriorizaron los jabatos en prácticamente todo el partido. También fueron mejores en El Plantío, pero allí se regresó de vacío. Esta vez, los de Etxeberria doblegaron al rival y lo hicieron 70 años después de que sucediera por última vez en Miranda algo parecido en un choque de liga.

Porque el Burgos CF siempre se le ha atragantado a los rojillos en casa. El adversario se ha comportado como un equipo muy competitivo –es lo que le está dando su buena temporada actual– y los goles en territorio mirandés habían brillado por su ausencia ... hasta este domingo, cuando el talento que tiene la plantilla salió, de nuevo, a relucir en su máxima expresión.

La historia ante este oponente en Anduva no había sido precisamente como para resaltar. En los siete partidos anteriores en la competición de la regularidad, el Mirandés solo pudo anotar un gol y fue en la última vez que se midieron, en el curso 2017/18. Cervero fue su autor.

No solo se contabilizaba un tanto en este siglo, en cinco partidos, sino que en los dos anteriores, que se remontan a los años 50 del siglo pasado (temporadas 53/54 y 54/55), tampoco hubo dianas de los rojillos porque los marcadores fueron de 0-0 y de 0-2.

En estos siete enfrentamientos, se registró un gol del Mirandés, cuatro empates sin tantos y tres derrotas. Ninguna victoria. Hay que remontarse al año 1952 para comprobar la última vez que ganó el Mirandés (5-2).

Antes de ese ejercicio, tampoco es que se le diera muy bien. Salvo en la temporada 49/50, cuando ganó por 2-0, los cuatro emparejamientos que constan entre los años 40 y 50 se saldaron con otras tanta derrotas.

El rival siempre ha sido el Burgos CF a pesar de su refundación. Los otros clubes que ha habido allí no han coincidido (sus primeros equipos) con el primer equipo rojillo. El del domingo fue el tercer triunfo en 13 duelos. Histórico por la forma y el fondo.