Íñigo Vicente y Riquelme son dos jugadores cedidos por el Athletic y el Atlético respectivamente. / Prensa2

La plantilla no quiere distracciones en el tramo final

La misión es centrarse en lograr el objetivo de la salvación y no pensar en el futuro individual para evitar complicaciones de última hora

ÁNGEL GARRAZA

A falta de solo tres jornadas para el final del campeonato y a las puertas del verano, empiezan a reproducirse rumores sobre el futuro de jugadores, principalmente de los que acaban contrato en sus actuales equipos o están cedidos y su presencia en el primer conjunto de su club de origen es incierta. Eso sucede de forma preponderante si hay futbolistas que destacan en bloques modestos, como lo es el Mirandés. Sin embargo, pesos pesados en el vestuario rojillo hacen hincapié en que debe prevalecer el sentido colectivo, en este caso dejar al Mirandés en Segunda División, un hecho que aún no se ha producido después de protagonizar una dinámica negativa en la que en algunos partidos no se ha visto la mejor versión del cuadro jabato.

«Ya habrá tiempo de pensar en el futuro. Mi familia y yo estamos a gusto aquí y eso es importante antes de tomar una decisión», revela Lizoain, portero y capitán, acerca de su posible continuidad en la entidad. Su deseo es que no se desvíe un ápice la atención hacia otras cuestiones que pueden perjudicar el buen desarrollo del trabajo grupal. En definitiva, que no se ponga en peligro la permanencia del Mirandés en LaLiga.

«Estamos centrados en lograrla», sostiene el cancerbero de Las Palmas. Idéntico argumento es el que emplea Meseguer, quien firmó por tres campañas y al que le queda, por lo tanto, otra en el equipo. «Mi objetivo es acabar aquí bien la temporada y la verdad es que solo estoy centrado en eso. Tengo otra temporada más y hay que lograr ya el objetivo», recuerda el mediocentro cuando insiste en que en mente solo tiene cerrar la salvación. Este fin de semana, sin ir más lejos. Cuanto antes, mejor.

Algunos han destacado por lo que han hecho hasta ahora. Uno de ellos es Camello. Es el máximo goleador del equipo con 14 dianas y su temporada hasta la fecha era sobresaliente. Su último gol (extraordinario) fue en el derbi provincial ante el Burgos. A partir de ahí se ha secado la producción ofensiva del madrileño y de toda la plantilla.

Cada día, en los últimos tiempos, se añaden pretendientes que quieren hacerse con los servicios del punta si es que el jugador no logra permanecer en la plantilla de Simeone el próximo curso. Ha sido aparecer el nombre de un equipo y, acto seguido, sumarse otros más.

Las Palmas, Almería, Rayo Vallecano... han sido los de clubes que ya han salido a la palestra al hacer referencia a un supuesto interés de todos ellos en contar con sus servicios. Real o no, lo cierto es que ya figuran futbolistas en el mercado que están a préstamo en Miranda.

Desde el club rojillo se sostiene que esta circunstancia, por una parte, es positiva porque habla bien del funcionamiento deportivo que sigue una entidad que hace que las jóvenes promesas progresen, lo que redunda en beneficio de todas las partes. Pero sin haber consumado aún el objetivo de la permanencia se apela a la prudencia y al sentido colectivo de la empresa a ejecutar, lo que todavía es más importante para todos.