La plantilla del Mirandés se queda en 20 jugadores al no hacer ficha a Pito Camacho

El delantero almeriense, en una de las sesiones que ha mantenido con los recuperadores durante toda esta temporada. :/A. G.
El delantero almeriense, en una de las sesiones que ha mantenido con los recuperadores durante toda esta temporada. : / A. G.

El delantero está recuperado de la grave lesión de rodilla, pero unos problemas en los isquiotibiales, dada su inactividad, le impiden ayudar al equipo

ÁNGEL GARRAZA

La incógnita quedó despejada. El Mirandés afrontará la fase decisiva de la temporada con los veinte efectivos que tiene actualmente en la plantilla. Finalmente, Pito Camacho no tendrá ficha. Unos problemas musculares en los isquiotibiales que arrastra desde hace unos días y que le impiden ayudar al equipo es el motivo de que en la entidad se haya optado por no contar con su licencia al no encontrarse disponible para encarar un tramo tan determinante para el futuro del club como lo es el que se pondrá en marcha, respecto a la competición oficial, en poco más de una semana.

De hecho, el jugador se ha traslado unos días a Almería después de que haya dejado de ejercitarse con el grupo y de que supiese que no podía contribuir con su labor a mejorar las prestaciones del Mirandés en los cruces definitivos.

El delantero centro se encuentra recuperado de la rotura del ligamento cruzado de la rodilla, la grave dolencia que es la que le ha impedido jugar durante toda la temporada. Un contratiempo que sufrió a mediados del pasado mes de agosto en un entrenamiento que se desarrollaba en el campo 2 de los anexos y que ya desde entonces supo que le iba a lastrar durante prácticamente toda la campaña 2018/19 que estaba a punto de comenzar.

El club y el futbolista llegaron a un acuerdo en virtud del cual el ariete, que tenía previsto salir en cuestión casi de horas para enrolarse en la Balompédica Linense, se recuperaría en Miranda, bajo la supervisión del personal de la entidad después de que fuera operado en Majadahonda el pasado día 11 de septiembre. Y así ha sido.

Tras el siempre largo proceso de rehabilitación, hace unas semanas empezó a entrenar ya con el grupo, a las órdenes del cuerpo técnico que comanda Borja Jiménez. El de Gádor veía la luz aunque es evidente que dadas las características de la lesión y la posterior inactividad, muy prolongada, tampoco se intuía que fuese a participar de forma continua y con excesivos minutos en los encuentros decisivos que ahora llegan.

El jugador avanzaba en su puesta a punto, la zona dañada quedaba recuperada, si bien siempre se corre el riesgo de que, al ir forzando, se produzca algún tipo de molestia muscular. Es lo que ha sucedido. Padece un problema, de mucho menor calado que la lesión que sufrió en verano, en los isquiotibiales.

Es la razón que ha originado que en las últimas jornadas se haya ejercitado en el gimnasio junto a otros compañeros que se encuentran en pleno proceso de recuperación para, en su caso, sí estar listos en el 'play off'. Pito Camacho, sin embargo, no podrá ayudar al equipo desde el terreno de juego al desestimarse, finalmente, hacerle ficha. Hará, por lo tanto, otra labor, también igual de importante aunque tenga que ver los encuentros más importantes del equipo desde la grada.

El jugador lo ha intentado, el club le ha dado todas las facilidades para que se recupere y ahora todos se centrarán en conseguir el objetivo del ascenso a Segunda División y en cuanto al jugador, además de hacer vestuario –su compromiso y comportamiento ha sido ejemplar en este sentido, tal y como se asegura desde el club a pesar de no pertenecer, de hecho y a efectos federativos, a la plantilla al carecer de ficha– y empujar desde fuera para que el Mirandés consiga el reto, afinará su puesta a punto con el propósito de empezar de cero y con sensaciones positivas el próximo curso.

De momento, se ha trasladado a Almería para pasar unos días con familiares y amigos y regresará antes de que se inicie el 'play off' con el fin de continuar con su evolución en el apartado físico y de insuflar ánimos a sus compañeros, con los que ha compartido todos estos meses y con los que se ha integrado, hasta el punto de intervenir en los actos que ha organizado el club durante todo este tiempo, entre ellos la comida que tuvo lugar el pasado miércoles en el término riojano de Sajazarra.

Así las cosas, el Mirandés se queda con los veinte jugadores que tiene en la plantilla. Son los que dentro de ocho o nueve días arrancarán un 'play off' con la intención de superar tres eliminatorias para ser equipo de la Liga de Fútbol Profesional.

Los dos delanteros centros natos del plantel, cada uno con unas características diferentes a las del otro, son Matheus y Claudio Medina. Incluso, en algunas ocasiones del presente curso, Jiménez ha ubicado por dentro, en esas posiciones adelantadas, a Yanis.

Serán, junto al resto de futbolistas que acostumbran a incorporarse al ataque tanto a balón parado como en el resto de acciones, los que intentarán perforar la meta contraria y allanar el camino del triunfo a la escuadra rojilla.